El hábito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9060 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dwelshauvers, G., La Educación de la Voluntad, Ed. Club de Lectores. CAPITULO II EL HÁBITO 1. Consideraciones generales

No puede decirse que la cuestión del hábito haya dejado indiferentes a los psicólogos contemporáneos; desde comienzos, del s. XIX, metafísicos y analistas se han ocupado de ella repetidas veces. Ravaisson buscaba allí una ilustración de sus ideas sobre las relaciones entreel espíritu y el cuerpo, y, desde W. James, los tratados de psicología no han dejado de consagrar un capítulo a este problema. Sin embargo, si se consulta una obra reciente, tal como el libro de J. Chevalier sobre el hábito, uno se asombra de comprobar las dificultades que presenta la explicación de las diversas estructuras mentales que se agrupan bajo este nombre. A menudo sucede en la medicinacorriente, que el doctor da excelentes consejos de higiene y prescribe medicamentos eficaces, en tanto que la ciencia teórica se encuentra todavía en la imposibilidad de explicar las causas y el mecanismo de 1a enfermedad. Asimismo, cuando se trata de la conducta humana, una buena educación puede preservar al niño de hábitos nocivos, y el adulto, si se toma el trabajo de razonar, sabrá los que sedeben evitar. Empero, el psicólogo se verá en dificultades para saber cómo nace, evoluciona y se extingue un hábito. H. Bergson me contaba el Siguiente hecho: un sabio, autor de notables trabajos, obtuvo un importante premio; el gran público conoció entonces un nombre que, hasta entonces sólo era conocido por un reducido núcleo de especialistas. Nuestro hombre recibe, con ese motivo y la visitade periodistas que lo someten a una serie de preguntas. Uno de ellos aun haciendo el elogio de su persona, no pudo dejar de hacerle notar que, cuando se proponía enunciar un pensamiento, lo hacía preceder cada vez con un: "Yo digo que. . .", hábito antiguo, inveterado, que ha llegado a ser automático, casi inconsciente. Quien lo practica ni se da cuenta de ello. Cuando el mencionado sabio leyó esaobservación del periodista, abandonó al día siguiente su manía; sus amigos se sorprendieron no escucharle más decir el "Yo digo", a la cabeza de cala una de sus frases. Ahora bien, todos los psicólogos nos enseñan que, para renunciar aun hábito inveterado, nos es preciso tiempo y largos esfuerzos. ¿No se dice acaso que el hábito es una segunda naturaleza? ¿Qué pensar entonces de esta repentinadesaparición? Las teorías sobre el hábito han sido falsearlas, desde hace unos cincuenta años, por una afirmación irreflexiva de León Dumont, retomada y propagada por James, según la cual el hábito sería de naturaleza física, o, si se prefiere, mecánica. En otros términos, un hábito que contraemos podría compararse al pliegue que hacemos en una hoja de papel, y cuya huella subsiste, aun cuandotratemos de planchar el papel y volverlo a su estado primitivo, o también, sería comparable al sesgo que toma un vestido que se adapta a las formas y a los movimientos del cuerpo.

Es verdaderamente sorprendente que un espíritu tan sutil como W. James no haya advertido el absurdo de esta comparación. En todos los seres vivientes que observamos, sabido es que un hábito no se produce más que enciertos momentos y en determinadas circunstancias. Se ha citado el hábito de cierto molusco que se hunde en la arena a la hora de la marea, y continúa haciéndolo durante algunas horas si se le coloca en un acuario de agua de mar con un fondo de arena. Pero tal hábito es rítmico, no se produce más que en ciertas horas; entre sus apariciones sucesivas corre un tiempo durante el cual no se manifiesta,luego vuelve espontáneamente a su posición inicial, en un comportamiento complejo del que ese hábito no es más que solo aspecto, pues presenta varios otros. ¿No se está aquí muy lejos del pliego de papel o de la adaptación del vestido? En este ejemplo, lo esencial es la repetición del hábito, su puesta en movimiento renovada y periódica. Pero analicémosla ahí en donde la aprendemos en vivo e...
tracking img