El horror economico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 184 (45835 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 22 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Vivimos en medio de una falacia descomunal, un mundo desaparecido que se pretende perpetuar mediante políticas artificiales. Un mundo en el que nuestros conceptos del trabajo y por ende del desempleo carecen decontenido y en el cual millones de vidas son destruidas y sus destinos aniquilados. Se sigue manteniendo la idea de una sociedad caduca, a fin de que pase inadvertida una nuevaforma de civilización en la que sólo un sector ínfimo, unos pocos, tendrá alguna función. Se dice que la extinción del trabajo es apenas coyuntural, cuando en realidad, por primera vez en la historia, el conjunto de los seres humanos es cada vez menos necesario.
Descubrimos —dice la autora— que hay algo peor que la explotación del hombre: la ausencia de explotación; que el conjunto de los sereshumanos es considerado superfluo, y que cada uno de los que integran ese conjunto tiembla ante la perspectiva de no seguir siendo explotable.

El libro de Forrester tiene la virtud de instalar el debate en un terreno que no es el económico ni el político (técnico uno, institucional el otro) sino en el espacio público. Los problemas del desempleo, la marginación, las crecientes desigualdadessociales y culturales, sugiere la autora, no deben ser tratados sólo entre especialistas: deben discutirse en la sociedad. Esta obra se dirige a cada uno de nosotros. Y lo hace, además, con una franqueza casi brutal. Forrester termina con la retórica engañosa según la cual las dificultades del presente son en realidad los obstáculos
que deben superarse con vistas a un futuro mejor.

Novelista ycrítica literaria francesa, Viviane Forrester (1925) ha
conmovido con este ensayo al mundo de las ideas. Con más de 300 000 ejemplares vendidos en Francia y traducciones a 12 idiomas, El horror económico ha llegado a ser, en pocos meses, un fenómeno de trascendencia internacional. Sus lectores constituyen una comunidad alerta para la cual la indiferencia dejó de ser posible y en la que renace lasolidaridad fundada en el respeto.
[pic]

[pic]

I

Vivimos en medio de una falacia descomunal: un mundo
desaparecido que nos empeñamos en no reconocer como tal
y que se pretende perpetuar mediante políticas artificiales.
Millones de destinos son destruidos, aniquilados por este
anacronismo debido a estratagemas pertinaces destinadas a
mantener con vida parasiempre nuestro tabú más sagrado:
el trabajo.

En efecto, disimulado bajo la forma perversa de "empleo",
el trabajo constituye el cimiento de la civilización occidental,
que reina en todo el planeta. Se confunde con ella hasta el
punto de que, al mismo tiempo que se esfuma, nadie pone
oficialmente en tela de juicio su arraigo, su realidad ni menos
aún su necesidad. ¿Acaso no rige porprincipio la distribu-
ción y por consiguiente la supervivencia? La maraña de tran-
sacciones que derivan de él nos parece tan indiscutiblemente
vital como la circulación de la sangre. Ahora bien, el traba-
jo, considerado nuestro motor natural, la regla del juego de
nuestro tránsito hacia esos lugares extraños adonde todos
iremos a parar, se ha vuelto hoy una entidad desprovista de
contenido.Nuestras concepciones del trabajo y por consiguiente del
desempleo en torno de las cuales se desarrolla (o se pretende
desarrollar) la política se han vuelto ilusorias, y nuestras lu-
chas motivadas por ellas son tan alucinadas como la pelea de
Don Quijote con sus molinos de viento. Pero nos formulamos
siempre las mismas preguntas quiméricas para las cuales, co-
mo muchos saben, laúnica respuesta es el desastre de las vi-
das devastadas por el silencio y de las cuales nadie recuerda que cada una representa un destino. Esas preguntas perimi-
das, aunque vanas y angustiantes, nos evitan una angustia
peor: la de la desaparición de un mundo en el que aún era po-
sible formularlas. Un mundo en el cual sus términos se basa-
ban en la realidad. Más aún: eran la base de esa...
tracking img