El indiecito juanchu. leyenda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (745 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL INDIECITO JUANCHU - El cerro del Morro.
Parecían tan lejanos los tiempos de cautiverio en la toldería de los ranqueles! Ya eran
recuerdos atenuados, los interminables días de terror...humillación... sumisión forzada...
La “cautiva rubia”, como la llamaban, vivía una existencia tranquila en el caserío del
Rincón del Morro. La libertad había llegado para ella, y para su hijito Juanchu, cincoaños
atrás. El niño se había adaptado rápidamente a la nueva vida. Tez cetrina, cabello
enredado, renegrido, los ojos aindiados, se iluminaban mágicamente con brillo ¡tan claro!,
que parecíaprestado por una divinidad desconocida. Generoso, apacible, dedicaba su
tiempo y amor de muchacho sencillo a la madre que trabajaba, incansable, para vivir con
dignidad. Hábil jinete, gustaba largarse enlas primeras horas del amanecer, en alocadas
carreras. Hombre y caballo en una comunión indisoluble. Dueño del cielo y de la tierra!... El
viento, traía de pronto imágenes confusas, ¡inquietantes!La madre llorando en las noches
calladas... la furia del padre indio descargada sobre el cuerpo endeble de ella... los cabellos
rubios flotando al aire cuando intentaron escapar por primera vez...¡El miedo!... ¡mama!...
Los recuerdos aplacaban prontamente el ardor de su sangre india, sus oscuros deseos de
libertad. Llegó a los quince años, convertido en un muchachón fuerte, sumiso, siempredispuesto a ayudar a la gente.
Sin embargo había un lugar que noche a noche atraía a Juanchu. El galpón de los peones en
donde se contaban, con voz llena de misterio, cuentos fantásticos, leyendas yuna de ellas le
atraía en especial: La leyenda del Morro.
-¿Y es cierto que güena y blanca como la luna? -Ansina es muchacho, y es la madre’el agua
también. -Y los cabellos rubios, ¿dendeveras queson tan largos que le tapan el cuerpo
desnudo? -Ansí dicen que nomás. -¡Qué solita se hai de sentir! -No seáis tan curioso
muchacho... ¡es peligroso!, acordate que Morro está encantau. -Voy a...
tracking img