Leyendas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (734 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El que mató al animal

La casa del que mató al animal está ubicada en la calle 3 oriente Nº 201, esquina con la calle 2 sur, en pleno centro histórico de la ciudad de Puebla, a espaldas de laCatedral. A principios del siglo XX fue el Hotel Italia; alrededor de 1940 fue vendida al coronel José García Valseca, y actualmente es ocupada por la Organización Editorial Mexicana, que edita elperiódico El Sol de Puebla.

Cuenta la leyenda que por aquellos años del siglo 16, vivía en la ciudad de Puebla, un hombre viudo que sólo poseía entre sus riquezas a sus dos hijos, un pequeño que rondaba los6 años de edad, y una bella joven de nombre María que había alcanzado el clímax de la juventud desenfrenada.

En el transcurrir del tiempo, María se enamoró de un soldado que todos conocían comoJuan Luis, quien le juró fidelidad absoluta, y para demostrarle su amor, una tarde el joven soldado decidió visitar al padre de María para pedirle la mano de su hija.

Éste lo recibió en su casa,y al notar su carácter afable, decidió escuchar su petición. Platicaron de un sin fin de cosas, hasta que el padre de María escuchó sobre la afición de Juan Luis por las armas; de pronto, la respuestafue tajante, y la petición de aquel joven, le fue negada.

Por esos días en diversos rumbos de la ciudad de Puebla, apareció una gigantesca y espeluznante serpiente que paralizó a los habitantesde la pacífica localidad. Se trataba de un animal de enormes dimensiones con varios metros de largo, que abarcaba una calle entera, y que tenía una temible cabeza por la que asomaban sus filososcolmillos.

Desde su aparición, el pánico se regó como pólvora entre los moradores, quienes no salían de sus casas, no acudían a sus trabajos y los comercios permanecían cerrados, por lo que elAyuntamiento y el virrey ofrecieron una recompensa a quien lograra capturar y acribillar a la terrible bestia, pero ningún hombre se atrevía.

Una tarde, la gigantesca serpiente se arrastró por la...
tracking img