El lenguaje politico de las emociones maturana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2894 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El cerebro político es un cerebro emocional
Traducción de la Introducción de libro:
“The political brain, the role of emotion in deciding the fate of the nation.”
Drew Westen, 2007. (pp. ix-xv ). Public Affairs, a member of Perseus Book Group, New York.

Este libro está dirigido a lectores interesados en cómo funciona la mente, en cómo funciona el cerebro, y lo que esto significa entérminos de por qué los candidatos ganan y pierden elecciones. La audiencia que intenta atraer está compuesta por lectores interesados en la política, la psicología, el liderazgo, la neurociencia, el mercadeo, el derecho.
Este libro puede ser de interés especial para los 50 millones de votantes demócratas –estadounidenses- que no pueden explicarse por qué su partido ha perdido tantas elecciones apesar que los sondeos –polls- muestran que el votante promedio está de acuerdo con las posiciones Demócratas en la mayoría de los asuntos de políticas públicas, desde la protección a la tierra hasta la igualdad de trato para los contribuyentes de clase media que no quieren más que una mejor vida para sus hijos.
La tesis central del libro es que la visión de la mente que ha capturado la imaginaciónde filósofos, científicos cognitivos, economistas y científicos políticos desde el siglo dieciocho – una mente desapasionada que toma decisiones midiendo y pesando la evidencia y razonando hasta llegar a la conclusión más válida- no tiene ninguna relación con la manera en que la mente y el cerebro funcionan realmente. Cuando los estrategas de las campañas electorales parten de esta visióndesapasionada de la mente de los votantes, es típico que sus candidatos pierdan.
Si este libro no puede leerse como cualquier otro libro sobre política o estrategia política, es porque formula preguntas que raramente hacen los expertos en política, o los científicos que estudian la política. ¿Cómo harían sus campañas los candidatos a cargos públicos si partieran de una comprensión acerca de cómo funcionarealmente la mente y el cerebro de los votantes?
Hacer estas preguntas refleja nuestra trayectoria profesional. Yo –Westen- soy un científico que estudia la emoción y la personalidad; el investigador jefe en un equipo de neurocientíficos que han estudiado cómo el cerebro procesa la información política y legal; un contribuyente constante con el discurso público sobre psicología y políticas,tanto en medios impresos, como en la televisión y la radio. Durante las últimas dos décadas, he estado avanzando una perspectiva de la mente que difiere sustancialmente de visiones más desapasionadas de la mente, sostenidas por la mayoría de los psicólogos cognitivos, científicos políticos y economistas (que sugieren que aún cuando podamos cortar unas esquinas cognitivas aquí y allá, somos,mayormente actores racionales, que tomamos decisiones importantes pesando la evidencia y calculando costos y beneficios).
También practico clínica, y he entrenado psicólogos y psiquiatras por más de veinte años en cómo comprender los matices de los significados de lo que la gente dice, hace y siente. Trabajando con pacientes, si pierdes estos matices –si no lees correctamente lo que éstos/as puedenestar tratando de comunicar, si juzgas equivocadamente su carácter, si no notas cuando sus emociones, o sus gestos, o que el tono de voz no se ajusta con lo que están diciendo, si no agarras la tristeza o rabia que está flotando y ronda por sus rostros por sólo pocos milisegundos cuando mencionan a alguien o algo, puede que no sepas que es importante- perderás tus pacientes. Lo que es peor aún, puedeque no. En política, si no lees bien estas señales, pierdes las elecciones.

El cerebro partidista

En los últimos y calientes meses de las elecciones presidenciales del 2004 en Estados Unidos, mis colegas Stephan Hamann, Clint Kilts y yo, armamos un equipo para investigar qué sucede en el cerebro cuando partidarios de una tendencia política –que constituyen el 80% del electorado...
tracking img