El loco y la triste

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 64 (15921 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL LOCO Y LA TRISTE
Juan Radrigán

Obra dramática en la que se presenta los últimos días de una peculiar pareja: Eva, una prostituta coja y algo mayor; y Huinca, un borracho cirroso. Unidos por una broma misericordiosa a manos de los amigos de este último.
A través de una larga conversación van desentrañando sus anhelos trascendentales basados en sus experiencias infantiles. Ella buscaconstruir un hogar, y él llegar al camino que le dará la paz entre las raíces y las alas heredadas de sus padres.
La conversación sucede en una casa que será demolida. Sin gran escenografía, ni ornamentaciones espectaculares se nos muestra la vida del desposeído basado en el dialogo de sujetos prontos a la muerte. Así como la casa, ellos están esperando a los buldózer que acabarán con su precariaexistencia.



La acción en la pieza principal de una casucha de población callampa, recientemente erradicada. Pieza, es sólo una forma de decir, en realidad se trata de una especie de cajón, al que le faltara un costado; es una verdadera ratonera, sórdida, agrietada. Los «muebles», una desvencijada cómoda, un antiguo velador, un jergón, así como los demás objetos que la atiborran, tablas,fierros, tarros, cajas de cartón, etc., yacen desparramados, como si un vendaval lo hubiese revuelto todo.
En medio de la devastación se ven los bultos informes de dos personas, una en el jergón y la otra tirada en el suelo sobre un montón de tiras. Por entre las rendijas de las destrozadas paredes entran brillantes, alegres rayos de sol. Pasado unos instantes:





VOZ Huinca : ... Después quenos quedamos tiesos, o sea después que la gente dice que nos morimos, despertamos en la mitad de la noche y la mitad de la tarde.
VOZ Eva : Chis, ¿Cómo es eso?

VOZ Huinca : No te pongai complicá po, si allá no es como aquí. La mitad de la noche y la mitad de la tarde, te da un color así como cuando el sol se mete por entre medio de los troncos y de las ramas de los árboles y alumbra el camino.Todo está callado y tibiecito, no se ve a nadie, ni se siente nada. Pero no te da miedo, porque es como si por fin hubierai llegado a una parte que empezaste a buscar desde el día en que naciste.
VOZ Eva : ¿Pero que vei po?, ¿Qué?

VOZ Huinca : ¡La casa po: la casa grande, la casa de todos!... Tiempo.
El Huinca –cualquier edad más allá de los treinta años- se remueve inquieto, murmura cosas –enun ritmo que recuerda vagamente «La Rosa y el Clavel»-. Despierta, observa extrañado el lugar; trata de escuchar algún ruido, alguna voz: todo está en silencio.
VOZ Huinca : (Desconcertado) ¿Cómo es la cosa? (Pausa) ¡Cómo es la cosa! (Llama

visceralmente) ¡»Pata e Cumbia»! ¡»Pata e cumbia»!

El bulto que yace en el jergón se yergue sobresaltado. Es Eva, la «Pata de Cumbia», una prostitutacoja (pie equino), ebria y enferma de soledad. Lo mira asustada)
Eva : ¿Qué pasó? ¿Quién gritó?

Huinca : Yo, no te había visto... No me acordaba... Pucha... Eva : ¿Dónde estamos? ¿Dónde estamos?
Huinca : (Mirando hacia todos lados) Ah, ya me estoy trascurriendo... Esta es la

casa de mi compadre... Pero chita la cuestión pa rara...

Eva : (Recordando súbitamente) ¡Me pegó, el Vitoco mepegó en la pierna buena! (Echa violentamente las tapas hacia atrás –está en enagua-; se mira la pierna, se palpa) ¡Me va quedar marcá, por culpa tuya me pegaron en la pierna sana, desgraciado!... Me va quedar marcá... (Llora)
Huinca : (Confundido) Pucha... No llorís, Pata la...

Eva : ¡No me digai Pata, infelíz!

Huinca : Perdona po... Es que no sé cómo te llamai. Eva : ¡No tenís na que saber!Huinca : ¿Y cómo te voy a decir entonces?

Eva : (Mostrándole la pierna) ¡Mira como me quedó, mira como me quedó! (Furiosamente) ¿Por qué no te fuiste a la posta? ¡Yo no quiero na con voh, me dai asco, a todas les dai asco! ¿Por qué no te fuiste a morir a la posta y me dejaste tranquila?
Huinca: (Ofendido) ¿Y quién te dijo que yo quería algo contigo? Estai más

destartalá que trote de vaca...
tracking img