El mecenazgo y el crowdfunding

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1129 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS LEYENDAS OLVIDADAS DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER. LAS ADAPTACIONES.
Mediados de la década de los noventa, aula del colegio de los salesianos de María Auxiliadora de Salamanca. El profesor de Lengua y Literatura de bachillerato nos encarga la realización de un trabajo sobre las Leyendas del escritor romántico español Gustavo Adolfo Bécquer. En un principio, la mayor parte de la clase protesta,incluso este servidor que, por aquel entonces, no tenía mucha devoción por la asignatura. Pero no podía permitirme el lujo de suspender más, pues ya era bastante malo en matemáticas y química. Así que compre el libro “Rimas y Leyendas”, de Ediciones Cátedra. En concreto, el maestro quiso que analizáramos las Leyendas siguientes: “El caudillo de las manos rojas”, “El monte de las ánimas”, “Los ojosverdes”, “Ámese Pérez, el organista”, “El rayo de luna”, “El miserere” y “El beso”, (aunque también había otras como “La cruz del diablo”, “La ajorca de oro”, “El Cristo de la calavera”, “La cueva de la mora”, “La corza blanca”, etc, hasta completar el libro).
Como ya he indicado, la primera vez que leí estas Leyendas, no me suscitaron demasiado interés. No obstante, hubo ciertos pasajes dealgunas, como “El monte de las ánimas”, “Maese Pérez, el organista”, “El rayo de luna” y “El beso”, que me llamaron la atención.
Resulta curioso, cuando menos, que a mí el cine de terror, cuando era adolescente, no me gustaba demasiado y, en cambio, era más aficionado a las comedias. Sin embargo, con el paso de los años, mis gustos fueron, progresivamente, invirtiéndose. Una de las causas de estatransformación fue un regalo de navidades que, un año, me hizo un vecino, (por entonces, Director General de Anaya). Dicho regalo consistía en varios libros, entre los que se figuraban los cuentos de terror de Edgard Allan Poe. Cuando los leí, me entusiasmaron, sobre todo “El gato negro”. Fue cuando me percaté de que las leyendas de Bécquer tenían un estilo muy similar, por lo que comencé su revisión.Con el transcurso de los años, me hice más selectivo y seguí releyéndolas, siendo mis preferidas “El monte de las ánimas” y “El rayo de luna”, (ambas ambientadas en la ciudad de Soria), y “El beso”, (ambientada en la ciudad de Toledo). Me fascinaban hasta tal punto, que dejaba volar mi imaginación, creyendo estar visionando durante muchas noches aquellas trágicas e impactantes historias.
Porfin, hace no mucho tiempo, tras haber visto muchas películas de terror y deleitarme con, por ejemplo, el ciclo que Roger Corman dedico a los cuentos y relatos de Edgard Allan Poe y con algunas de las producciones de la Hammer, (como las dedicadas al Conde Drácula y a la Condesa Elizabeth Báthory), llegué a preguntarme: ¿Y qué pasa con las leyendas de Bécquer? ¿Acaso nadie, ya no en España, sinotambién en el mundo, se ha fijado en ellas para su adaptación? Para mí, su calidad resulta innegable. Por ello, me puse a rastrear por internet y verifiqué lo que me temía. Nadie se había atrevido a adaptarlas y solamente existen ciertas aproximaciones a las mismas en alguna serie y en películas de Paul Naschy y Amando de Osorio. Recientemente, me he puesto en contacto con un director zaragozano y meha aseverado que sabía de alguien que había estado interesado en realizar una adaptación de “El monte de las ánimas”. No obstante, hay que ser muy fiel y respetuoso con el texto y, tanto el vestuario como la ambientación o caracterización, por no decir de la interpretación de los personajes deben de ser lo más acertadas y adecuadas posibles. Un proyecto, (sea de corto, medio o largometraje), deuna película de época requiere hilar muy fino en todos sus aspectos. Otro tanto sucede con “El beso”, leyenda ambientada durante la guerra de la independencia en España y cuyos protagonistas son unos deslenguados y ebrios soldados franceses, napoleónicos, y las estatuas de un noble castellano y su mujer.
En contraposición, me he dado cuenta de que una leyenda como “El rayo de luna” podría...
tracking img