El mercader y el efrit

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (663 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Mercader y el Efrit
Esta historia trata de un Mercader dueño de numerosas riquezas y de negocios comerciales en todos los países. Un día montó a caballo y salió para ciertos mercaderes a lascuales les llamaban sus negocios. Después de ir a tantos mercaderes decidió tomar un descanso debajo de un árbol. Luego tomo su equipaje de provisiones y saco unos dátiles  que son de carne blancuzca yhueso duro. Después que termino de comérselos tiro a lo lejos los huesos. De pronto se le apareció un efrit de gran estatura y que traía con él una espada. De pronto se le acerca al mercader y le diceque se levante de donde está sentada para matarlo como el hizo con su hijo. El mercader le responde, que como había matado él a su hijo. En eso el efrit le contesta, al arrojar los huesos que ledieron en el pecho a mi hijo y lo mataron. Entonces el mercader le responde, Considera que no puedo mentir, siendo, como soy, un creyente. También el mercader le dice que tiene muchas riquezas, que tienehijos y esposa, y además guarda en su casa depósitos que le confiaron. El mercader desesperado le contesta al efrit que le permitiera volver a repartir lo de cada uno de sus mercaderes, y que lovendría a buscar en cuanto lo hiciera. El mismo le contesta, tienes mi promesa y mi juramento de que volveré en seguida a tu lado. Y entonces que el efrit haría de él lo que quisiera. El efrit, teniendoconfianza en él, dejó partir al mercader. En eso el mercader volvió a su tierra, arregló sus asuntos, y dio a cada uno lo que le correspondía. El mercader le conto a su familia lo que había ocurrido conel efrit, y la familia empezó a llorar. Después del tiempo el mercader hizo un testamento y estuvo con su familia hasta el fin del año. Al llegar este tiempo que tenía que partir, dijo adiós a sufamilia y vecinos y se fue muy triste. En eso los familiares se lamentaban, llorando con gran dolor. El mercader después de esa despedida estaba llorando su desgracia. En eso llego un jeique y le...
tracking img