El mito de la punta hueca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2400 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MITO DE LA PUNTA HUECA (HP - Hollow Point) - Por Marcelo E. Soriano – Licenciado en Seguridad; Postítulos Profesor Universitario de Seguridad, y Especialista en Higiene y Seguridad Laboral en la Institución Educativa; Posgrados en Criminología, Capacitación Docente, Metodología de la Investigación Científica, Formación para Tutores; Perito Mecánico Armero; Diplomado en Armas Automáticas,Fusiles de Asalto y Semiautomáticos, como Operador de Cambios en Psicología Social; Profesor Instructor de Tiro (RENAR ITA25), autor del Manual de Capacitación en Seguridad Privada (Edit. Universidad/94), Manual de Seguridad y Defensa Personal (Edic. La Rocca/94), Manual del Instructor de Tiro (dpto. editorial/97), Manual del Agente de Seguridad Pública y Privada (dpto. editorial/97), Manual Completode Armas y Tiro (Edit. Ruy Díaz/98), Manual del Agente de Seguridad – Tomo Complementario (dpto. editorial/2000).

Borges, seguramente, ante el interrogante planteado iniciaría la respuesta con su clásico disculpe mi ignorancia y, con gesto incrédulo y tono interrogante, agregaría cuál es el medio humanitario a utilizar para propinarle un balazo a otro hombre. Creo no equivocarme al pensar que,ésta ficción, sería una realidad si se hubiera planteado la cuestión al ilustre; pero, por supuesto, el escritor era ajeno al conocimiento sobre cuestiones técnicas de la balística y el derecho.

No es novedoso el planteo, que entiendo únicamente “moral”, sobre los daños a la persona humana como resultado de una contienda armada, el que ha surgido en algún punto de la historia de los conflictosbélicos, y que ha sido positivado en la Convención de Ginebra (1899), una vez que el uso y las costumbres internacionales no alcanzaban para lograr el respeto por la normas consuetudinarias, sobre el “honor” y la “ética” que debían regir en el campo de batalla, para todos los contendientes por igual.

No menos cierto es que, como es habitual, éste tipo de temas son tratados por aquellos que noparticipan, ni han participado, en un enfrentamiento armado, debiendo luchar cuerpo a cuerpo por su vida, y la lista de “bienes tutelados por el derecho” que le sigue, ni han enfrentado la carga, con bayoneta calada, del enemigo que intenta pasar la línea de trincheras, dicho así para intentar describir con cierto grado de “romanticismo”, una situación que, difícilmente, se lleve a cabo en losescenarios de combate moderno; empero, lo cierto es que quién tiene un enemigo enfrente, que está dispuesto a “matar o morir”, cuenta con la única alternativa posible de ser quién derriba al otro primero, dejándolo inhábil para ejercer cualquier otra acción de peligro.

Saliendo del campo de batalla, y poniendo pie en la realidad cotidiana de la inseguridad ciudadana, sin alusiones a doctrinascontemporáneas que discuten sobre si el delincuente común debe ser visto como un “enemigo”, lo cierto es que se ha trazado una innecesaria línea divisoria en el uso de ciertos proyectiles, de cartuchos a bala, que alcanza, incluso, a los propios miembros de las fuerzas de seguridad y policiales.

Resulta curioso que los denominados “grupos especiales”[1], puedan utilizar munición deformable o expansiva,mientras que, para el resto de los efectivos resulta una causal de agravante para su situación procesal, sin analizar el motivo por el cual se podría encontrar bajo investigación judicial por no ser el motivo del presente artículo. El interrogante, entonces, debería ser cuál es la diferencia que existe entre un miembro de un organismo del Estado y otro miembro de la misma institución, los quecomparten los mismos deberes y obligaciones, de todo orden. Quiere decir que, el miembro del grupo especial, por su condición de tal, se encuentra por encima del derecho internacional, en materia de cuestiones humanitarias, al momento de enfrentarse con sus armas al delincuente que ofrece una resistencia viva y armada, mientras que un funcionario ordinario -esto es que no es miembro de un grupo...
tracking img