El niño de la bola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8682 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NIÑO DE LA BOLA Y LA FISIOLOGÍA DE LA NOVELA DECIMONÓNICA (I)

Eva F. FLORENSA University of Pennsylvania

A Russell P. Sebold, con admiración y amistad

Tras varios años de viajes por Europa y América, vuelve a su ciudad natal Manuel Venegas, conocido por todos con el sobrenombre de "el Niño de la Bola". Regresa para contraer matrimonio con Soledad, hija del usurero que causó la ruina ymuerte de Don Rodrigo Venegas, padre de Manuel. Al llegar a la población, la joven se encuentra ya casada y es madre de un hijo. Manuel —a causa de este hecho— cree enloquecer y promete venganza, pero Don Trinidad Muley, el cura que le recogió cuando muriera su padre, le desengaña de tal idea y consigue que su ahijado abandone el lugar. "Vitriolo", farmacéutico, librepensador y ateo, en otrotiempo rechazado por Soledad, ve en Venegas el medio de vengarse del pasado desprecio de ella; logra que el loco enamorado regrese de nuevo y provoca así un fin trágico: Manuel mata a su amada y el marido de ésta a "el Niño de la Bola". A simple vista, El Niño de la Bola de Don Pedro Antonio de Alarcón es una historia romántica de amor imposible y trágico. La novela presenta todos los elementos deeste tipo de narraciones: joven héroe en conflicto consigo mismo y con el mundo, amor frustrado por restos de antiguas rencillas entre la familia de los enamorados, acción movida por un destino adverso y absurdo, y final sangriento. Sin embargo, ¿es El Niño de la Bola una novela romántica?

A.L.E.U.A. / 7

66

El segundo Romanticismo y el Postromanticismo1 se extienden aproximadamente desde1830 hasta 1870. El llamado Realismo hunde sus raíces incluso antes de 1860 y el Naturalismo penetra desde 1877, dándose su plena efervescencia de los años 1880 a 1883. El Niño de la Bola se publica en 1880. Desde esta perspectiva cronológica, parece lícito afirmar que nuestra novela está muy lejos del pleno Romanticismo y demasiado cerca del Realismo y del Naturalismo. La novela permite una terceraaproximación. A pocas páginas de su inicio, el narrador se refiere a la historia que va a contar en los siguientes términos: Ahora bien, amigos lectores: el primer cuadro del drama romántico de chaqueta y rigurosamente histórico, aunque no político, que voy a contaros (tal y como aconteció, y yo lo presencié, entre la extinción de los frailes y la creación de la Guardia Civil, entre el suicidiode Larra y la muerte de Espronceda, entre el abrazo de Vergara y el pronunciamiento del general Espartero, en 1840, para decirlo de una vez)...2 Así pues, según el propio redactor de los sucesos, El Niño de la Bola es un "drama romántico de chaqueta"; y, si tal como él mismo afirma ("que voy a contaros tal y como aconteció, y yo lo presencié") , su intención es reconstruir fielmente ("cuadrorigurosamente histórico") los acontecimientos y el marco en que se desarrolló el "drama", entonces la novela tendría que reproducir la vida social y psíquica del Romanticismo, ya que toda la acción tiene lugar "en 1840". La opinión crítica de los contemporáneos de Don Pedro Antonio (Manuel de la Revilla, Leopoldo Alas, Juan Valera, Benito Pérez Galdós, etc.) oscurece todavía más la dilucidación de lanaturaleza romántica o realista de El Niño de la Bola. De los numerosos estudios que en su momento se dedicaron a Alarcón y a su obra, quizá el más avispado sea el que, en La cuestión palpitante, Emilia Pardo Bazán saca a la luz3. La escritora gallega
1. Los conceptos "segundo Romanticismo" y "Postromanticismo" siguen la interpretación historiográfica establecida por Russell P. Sebold en "Lafilosofía de la Ilustración y el nacimiento del Romanticismo español" (especialmente, las páginas 102-105) y en "Introducción: El desconsolado sentir romántico" (en concreto, las páginas 38-40), ambos artículos pertenecientes a Trayectoria del romanticismo español, Barcelona, Crítica, 1983. 2. Pedro Antonio de Alarcón, El Niño de la Bola, Madrid, Imprenta central a cargo de Víctor Saiz, 1880, pág. 6....
tracking img