El positivismo y la circunstancia mexicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1746 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En el año de 1867 Gabino Barrera fue invitado por Benito Juárez para formar parte de la comisión encargada de redactar un plan de reorganización educativa. El 2 de Diciembre del año en curso se publico la ley que orientaba y reglamentaba
la instrucción en México, desde la primaria hasta nivel profesional. Esta ley reglamentaria de la educación tenía como finalidad una doctrina de la que hastaentonces muchos desconocían: EL POSITIVISMO.
Juárez encontró en la doctrina positivista el instrumento que necesitaba para cimentar la obra de la revolución reformista. En la reforma educativa de Barreda, Juárez vio el instrumento necesario para terminar con la era de desorden y la anarquía en que había caído la nación mexicana.
Uno de los grandes enemigos contra los que tuvo que luchar elpartido liberal de nuestro país fue EL CLERO CATOLICO, quien provoco una revuelta incluso intervenciones de extranjeros. Barreda, mostró en su discurso de Guanajuato, el aspecto anticlerical del positivismo, “la iglesia católica no viene a ser sino uno de los estado que la humanidad
ha tomado en su marcha hacia el progreso, un estado que por haber pasado su tiempo, por haber terminado su misión, ya notiene razón de ser”.
En este discurso Barreda muestra la historia de México como un camino que conduce a una plena independencia o emancipación política, espiritual o mental. La emancipación a que debe llegar la humanidad, según él (Barreda), es triple: científica, religiosa y política.
En la progresiva emancipación mental de la humanidad, México representa un alto grado de progreso. Barreda, Nocombatía al catolicismo porque haya dejado de cumplir su misión y quiera sustituirlo por otra religión; sino que ve en su expresión social y material, en el clero, un obstáculo a la marcha del espíritu positivo. El clero se presentaba como el espíritu negativo tratando de estorbar la marcha de la revolución que se presenta como un orden, como una marcha violenta originada por la oposición que sele ha hecho; pero no deja de tener un fin. El fin perseguido por la revolución mexicana es la emancipación mental; no solo de México, sino de la humanidad en general.
El clero había ido perdiendo su capacidad de fuerza positiva, sus doctrinas ya no estaban a la altura del progreso.
El clero considera al positivismo en la misma forma que los positivistas consideran las verdades en que se apoyael clero: como verdades de secta, válidas tan solo para quienes quieran aceptarlas y no para todos. El clero puede considerar que sus verdades no atentan a la libertad de conciencia porque son verdades en las que la conciencia no tiene libertad. Los clericales, dice Barreda, son hombres que principian por desconocer todo lazo con el mundo, la familia y la patria
La burguesía mexicana quiere unorden; pero no el orden antiguo al que consideran como fuente de desorden, aunque de desorden frente al orden que ella quiere. Para establecer este orden, era menester una ideología que
justificase el orden que se quería implantar como si fuese el orden de la sociedad, al servicio de todos los ciudadanos y no como era en realidad: el orden de una determinada clase social, el orden de la burguesíamexicana.

Con el positivismo se intentó realizar la revolución mental. Ésta información de opiniones de todos los mexicanos, no podrá alcanzarse por la violencia. El instrumento para lograr deberá ser la persuasión. La educación fue el arma de que se valió la burguesía mexicana para persuadir a otras clases de su derecho a los privilegios que obtuvo. La misión de Barreda fue la de establecer unaeducación que sirviese de base social al nuevo orden que se trataba de implantar. Un orden que tuviese su base en la conciencia de los individuos; era menester un orden espiritual.
Para implantar dicho orden, había que enfrentarse el orden espiritual sostenido por el clero y el grupo militarista que le apoyaba. La reforma traía en sus entrañas un nuevo enemigo del orden; a los positivistas...
tracking img