El rey del aborto se confiesa dr. bernard nathanson

EL REY DEL ABORTO SE CONFIESA
El Dr. BERNARD NATHANSON expone su inspiradora historia con incansable honestidad en sus libros “La Mano de Dios”, “América Abortando”, también ha producido un video seminal titulado “El Grito Silencioso”, le damos un aplauso muy caluroso.
Primero, quiero agradecer a Miles Yesu por el tratamiento cariñoso y generoso que me han dado al traerme aquí, han sidoextraordinariamente amables y estoy profundamente agradecido a su organización, gracias.
Estoy en pie ante vosotros, un asesino de masas, soy directamente responsable por las muertes de setenta y cinco mil niños inocentes. Cómo llegue a este punto en mi carrera habiendo jurado muchos años antes cuidar a los enfermos y proteger la vida.
Mi historia comienza con mi formación en la ciudad de Nueva York,me criaron como judío, iba a la escuela Hebrea tres veces por semana, iba a la escuela de los domingos una vez por semana, y cuado volvía a casa después de estar en la escuela; mi padre, que había sido formado como rabino, pero que luego rompió con la fe judía; me hacia preguntas sobre lo que yo había aprendido en la escuela Hebrea y cuando yo le contestaba se echaba a reír y me despreciaba, meridiculizaba y se burlaba de mis contestaciones y hubo una destrucción metódica de mi sentido de fe. Yo seguí mi formación judía hasta la edad de trece años en la que fui recibido por la comunidad judía como adulto, después de esto, sin embargo, jamás volví a poner pie en una sinagoga en mi vida, mi fe se había hundido completamente. Yo era lo que mucha gente llamaría un ateo judío, sabéis queChescheton el escritor dijo una vez “que si no habría un Dios, no habría ningún ateo” es verdad.
Yo fui al colegio médico y en el colegio médico tuve mi primera experiencia del aborto, mi novia quedo embarazada, decidimos que era imposible casarnos, así que buscamos en Montreal un médico anciano que prometió hacer el aborto, le pague con el dinero que mi padre me había enviado, mi padre en esta épocaera un médico muy importante en Nueva York, un obstetra y ginecólogo. La mujer tuvo el aborto pero casi murió y yo le ayude a recuperar la salud y eso fue el comienzo de mi sentido de indignación social ante las leyes que restringían el aborto haciéndolo ilegal.
Unos años más tarde después de pasar un periodo de entrenamiento en obstetricia y ginecología en un hospital en la ciudad de NuevaYork, donde más de la mitad de las camas del hospital estaban ocupadas por mujeres que habían tenido abortos y estaban muy enfermas o muriéndose, cosa que estimuló más todavía mi sentimiento de indignación.
Y conocí a un hombre que estaba empeñado en derrumbar todas las leyes antiabortistas de los Estados Unidos y juntos formamos un grupo de acción política conocido como La liga Nacional de Acciónde Derechos Abortistas que estaba dedicada a la acción política a favor del derrumbamiento de toda ley abortista en todo el país y tuvimos un éxito notable, a los dos años habíamos derrumbado una ley restringiendo el aborto en el Estado de Nueva York y la ley había estado en los códigos penales desde 1829.
Siguiendo al derrumbamiento de la ley antigua, era claro que teníamos que implementar laley nueva, que no era suficiente decir simplemente que el aborto era legal, teníamos que hacer que fuere de bajo precio no caro, seguro y humano, permítanme subrayar lo que digo ahora, humano, que en esta época de 1971, no sabíamos nada sobre el embrión o el feto nada, no teníamos ningún medio para verlo o estudiarlo o medirlo o para confirmar que era un ser humano, así que las balanzas estabanprofundamente desequilibradas, toda la preocupación que nosotros teníamos era por la mujer embarazada y por poco o ninguna preocupación por el bebé.
Yo empecé a llevar un clínica abortista e la ciudad de Nueva York, fue la clínica abortista más grande en el mundo occidental, funcionaba desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche todos lo días, tenía 35 médicos y 85 enfermeras trabajando para...
tracking img