El rostro verde

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 300 (74872 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Rostro Verde Gustav Meyrink 1916
INTRODUCCIÓN

"Vive donde ningún ser vivo puede vivir: en el muro de la última farola". Esta frase perteneciente a la novela "El Golem" posee un significado de leitmotiv. Al fin y al cabo, el mismo Meyrink se situaba en un espacio espiritual que a la mayoría de las personas les parece inaccesible. Se caen igual que Athanasius Pernath en cuanto se deslizanpor delante de aquella "habitación sin ventana", porque la cuerda existencial a la que se aferran se rompe. No consiguen conciliar las distintas categorías del Ser, no consiguen convertirse en "un ser vivo aquí abajo y en el más allá". Con esto tocamos el segundo motivo de Meyrink, sobre el cual se basa la obra de su vida… Debido a la inevitable y esporádica revisión de sus haberes, la historia delas ideas suele sacar a la luz algunos personajes cuyos perfiles se habían difuminado en las sombras del olvido. Este es el caso de Meyrink. No solo su vida fue un constante altibajo, también su impacto literario discurrió entre la cresta y el valle de las olas. Cuando publicó sus primeras sátiras en el "Simplicissimus" de Munich, el mundo empezó a reparar en él. Su voz llegó a escucharse enEuropa, desde Francia hasta los países nórdicos. Pero tuvo que esperar hasta la publicación del Golem, en 1915, para conocer el auténtico éxito. Se convirtió en el autor de moda. Se le comparó a E.T.A. Hoffmann, a Edgar Allan Poe. En todos los países se intentó imitar el ambiente de sus obras. Literatos expertos seguían su huella sin avergonzarse, pero solo conseguían evidenciar que no basta con mezclarunos cuantos argumentos inquietantes y un puñado de fantasmas con alguna misteriosa magia para lograr un auténtico Meyrink. Todo lo contrario: los malogrados discípulos del maestro demostraron ser únicamente aprendices. En aquella época, la critica literaria se ocupaba a menudo de Meyrink. Intentaban encontrar el cajón adecuado para él, clasificándolo ora entre los expresionistas, ora entre losautores ideológicos, los sensacionalistas o los escritores de novelas por entregas. Nuestro autor se inquietaba por ello. Continuaba su camino, escribiendo tras "El Golem", "El rostro verde" (1916), "Los murciélagos" (1916), "La noche de Walpurgis" (1917), "El dominico blanco" (1921), y finalmente, "El ángel de la ventana de Occidente" (1927). Y entre novela y novela componía también relatos ybocetos (a algunos de ellos les atribuímos hoy la etiqueta de "short stories" ocultistas) y las poco acertadas "Historias de alquimistas" (1925). Su nombre se encontraba en todos los manuales de literatura, ya fuera prudentemente elogiado o ferozmente criticado. Muchos lo odiaron por haberse visto ridiculizados en sus sátiras, las que "El cuerno encantado del alemán provinciano" (1913) hizo resonar enel mundo entero. Pero lentamente se fue calmando el torbellino literario. Cada vez se hablaba menos de Meyrink, la gente se olvidaba de él. Cuando murió, en 1932, ya había desaparecido del mercado. Sus adeptos se retiraron a las catacumbas.

***

Ahora bien, una vez desvanecido el primer impacto, nuevos efectos comenzaron a manifestarse, y en esta ocasión, en lugar de con estridencia ysensacionalismo, operaron silenciosa y profundamente. No fueron los críticos literarios, los cuales persiguen incesantemente todo lo nuevo, quienes lo rehabilitaron, sino los psicólogos: el suizo Carl G. Jung descubrió en Meyrink una personalidad que se inspiraba en un hondo manantial visionario, al igual que Dante, Nietzsche, Wagner, Spitteler, William Blake, E.T.A. Hoffmann o Ridder Haggard, Benoit,Kubin, Barlach. Jung fue capaz de comprender las particulares leyes que regían aquella creatividad artística: "Su valor y su impacto", escribió,

"tiene su origen en el carácter monstruoso de la experiencia que surge, extraña y fría, o majestuosa e importante, de las profundidades atemporales; por un lado aparece demoníaca o grotesca, matizada por mil colores, aniquiladora de los valores...
tracking img