El súcubo del almendro y los trágicos amores al garete

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (808 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El súcubo del almendro y los trágicos amores al garete

El pantalón hecho tirones, la figura demacrada, y el rostro de malhadadas perpetuas comenzaron junto a su locura, el universitario CharlieManuel Cuadrado Orbegoso, escritor y periodista, jamás olvidaría aquel otoño de historias ambiguas y nocturnas, bajo la tenue luz del crepúsculo. Arrinconado en el recodo de su enclaustrada prisión delmanicomio, volvería a evocar aquel crepúsculo moribundo, en una efímera lucidez, taciturno:

Empezaban a enrojecer los primeros rayos del sol que se ocultaba hidalgo tras las montañas, acelerando atoda marcha en la camioneta, y solo pensando en ella, cada vez faltaban menos minutos para llegar. Habían decidido encontrarse bajo el almendro ubicado al lado de la trocha que los llevaría a su casade reposo, después de un agitado año de estudios, Manuel y Lucia querían descansar apartados del esmog y la rutina anfibológica de sus días, durmiendo en una cama donde se pueda escuchar el trinar delas aves y el ligero bamboleo del lago a la distancia. Pero cuando Manuel descendió de su camioneta y observó el infinito paraje ámbar a media muerte, cubierto por una hojarasca amarillenta dorada, nola encontró. Decidió llamarla, enviarle un mensaje, pero no había respuesta. Cuando pensaba emprender regreso y solo faltaban pocos minutos para la extinción del sol, las hojas del almendro escogidocomo punto de encuentro fueron desgarradas por el viento, en un fino movimiento mientras caían rumbo al suelo, cada rosada y delicada hoja empezaron a unirse para tomar la figura de su musa y hablarmelodiosamente.

* Si quieres recuperarla solo tienes media hora, y para poder amarla los errores no perdonan, yo solo se que tengo lo que más valoras, y para poder amarla dame la respuestaalentadora. Si los errores nacen tu mente que valoras, quedara en un brete infinito a quema ropa.

Asfixiado por los rayos moribundo y exóticos, atónito no podía responder a su mente, un súcubo con el...
tracking img