El trabajo con las defensas. claudio naranjo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5736 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 25 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
25. El trabajo con las defensas

El concepto de mecanismo de defensa es tan esencial para el psicoanálisis y para la psicoterapia en general, que bien podríamos esperar que la mera consciencia de las defensas fuese algo terapéutico; sin embargo, tengo la impresión de que poco se ha enseñado acerca de cómo trabajar más específicamente con las defensas. Y no está del todo mal que el asunto no seaborde a través de la aplicación de técnicas estándares, ya que si hemos de sanar a través del entendimiento de nuestra ceguera, es la comprensión de una persona viviente la que más ayudará al nuestro, y no el recurso de procedimientos mecánicos. Así pues, espero que lo que ya he escrito acerca de los mecanismos de defensa sea de ayuda para mis lectores sin la intervención de terapia alguna. Perola ceguera no se puede ver a sí misma tan fácilmente, por lo que puede esperarse que fuertes resistencias se interpongan en el camino de quien pretenda ir entendiendo sus defensas fundamentales. Siempre he tenido como ridícula la contención esgrimida por los gestaltistas, de que para ser un buen terapeuta sea necesario comprender la teoría de las ‘perturbaciones de la frontera de contacto’;particularmente en vista de que, de manera implícita, en mi práctica terapéutica he pensado más bien en términos de relaciones que en términos de fronteras. Pero es también cierto que pocas cosas son tan útiles a un terapeuta como la comprensión de las defensas en la situación clínica. Imagino que Fritz percibía las defensas implícitamente como parte esencial de los estilos de personalidad, y que semostraba muy sabio al trabajar con ellas. Recuerdo, por ejemplo, cómo ante el histrionismo recurría a la desdramatización, o cómo procuraba que los esquizoides reconocieran sus deseos y su dolor. ¿Cómo lo hacía ante los E1, perfeccionistas? No lo recuerdo, pero lo imaginaré. Con frecuencia he dicho que el pronunciamiento más importante de Fritz con respecto al fundamento de su terapia se condensabaen el breve enunciado: “Tengo ojos y no tengo miedo”. Consecuentemente, comenzaré por preguntarme lo que Fritz pudo haber visto en el obsesivo-perfeccionista (E1). A pesar de no ser Fritz una persona sistemática, en mi indagación me conduciré de manera sistemática, y comenzaré el abordaje del perfeccionismo por la esfera cognitiva. Claro está que en el E1 Fritz habría observado el prejuicio de suspacientes, así como la ceguera implícita de sus prejuicios —a través de los cuales éstos se ven como personas de importancia suficiente para justificar su arrogancia. Se habría percatado de su excesiva seguridad, manifiesta en actitudes tales como el enjuiciamiento crítico o en la expectativa de inducir admiración, o bien en la tendencia de instruir a otros. Sin embargo, Fritz sobre todo habríaintuido el lado oculto de la persona virtuosa del individuo en cuestión: su sexualidad, su agresión y su egoísmo.

Y sería con todo esto que hubiera Fritz trabajado, en ocasiones reflexionando en remembranza, en otras con ironía o sarcasmo, y en otras tantas meramente permitiendo que en él se expresase su tedio espontáneo de cara a lo que para él serían juegos triviales e insignificantes, etc. Ytambién habría ocasiones en que invitaría a un paciente a que exagerase su propia ridiculez desconocida —incluso quizá sugiriendo con ello que al actuar como payaso se burlara de sí mismo y de su rigidez. A nivel emocional, Fritz no habría pasado por alto el “hueco” en el corazón de tantos perfeccionistas: el bloqueo de la ternura, así como la pérdida del contacto con los sentimientos en general.Pero sobre todo habría querido trabajar con la falsa compasión —esa compulsión por ser bueno, o como solía decir, su haberse quedado pegado en ser “un niño bueno”. Y sin darse por satisfecho en hacer que sus pacientes comprendieran su calidad de buenos muchachos, me imagino que igualmente habría querido explorar su maldad. Imagino que en esto último influyera su larga familiaridad con la...
tracking img