El viaje de brenda o los pies de la novia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3620 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
20

Sir Francis Drake Ronald Biggs, John Dillinger, Jesse James, Bonnie y Clyde ganaron notoriedad por su habilidad en el arte de delinquir, pero Erick el Rojo, quien llevó su influencia a toda la Europa del este, hasta la propia Rusia occidental, procuró además crear un socialismo igualitario guiado por su colosal figura y para eso creó una comunidad basada en la igualdad; en ella no debíahaber pobres ni rico y la equiparación entre hombres y mujeres era absoluta.

En el único reportaje, realizado por el Herald Tribune, el periodista cuenta que viajó con los ojos vendados hasta las afueras del refugio de Erick el Rojo. Agrega que lo condujeron a la presencia del ladrón dos hermosas jóvenes descalzas que caminaban sin dificultades por el suelo sembrado de piedras escabrosas. Elmaleante estaba de pie en la cima de una pequeña colina: el reportero sabía que antes de iniciar su interrogatorio, debía esperar que el bandido le hablara. El hombre, vestido con americana y botas miraba hacia el norte, con los ojos perdidos en el horizonte y luego de un rato le dirigió su primera frase “Mi objetivo no es sólo despojar a los ricos de lo que poseen, sino cambiar el mundo”.

En esaépoca Erick el Rojo y su ejército disponían de una zona de más de mil acres donde funcionaba una verdadera ciudad en la que vivían los ladrones y las mujeres secuestradas en los asaltos y a quienes luego devolvían por dinero. Muchas se quedaban con el compromiso de no marcharse nunca, ya que la ubicación del lugar se mantenía bajo estrechas normas de clandestinidad.

Si bien sólo existió unreportaje, dos escritores visitaron y permanecieron en “La Ciudad de las Descalzas”, nombre que había puesto Erick a su comunidad en honor a la Cofradía de las mujeres que preferían andar con las plantas desnudas. Ellos escribieron sendas biografías del ladrón aunque de signo contrario. Paul Eckhart, en un volumen de numerosas páginas que hasta hoy es un lugar consultado por especialistas, loconsidera un hombre de avanzada, un visionario; alguien que desde la transgresión poseía el poder político de los grandes líderes.

En cambio, Roger Schulze, proveniente de Prusia, lo presenta como un tirano ególatra y cruel y pretende demostrar que su pretendida teoría social no fue otra cosa que un pretexto para vivir en la opulencia con el producto obtenido de sus robos.

Pensamos que, como ocurresiempre, la realidad no estaba ni en uno ni en otro biógrafo, sino en algo intermedio: Erick el Rojo no era otra cosa que un hombre con sus grandezas y sus miserias, y el imperio que fundó estaba sometido a los mismos vaivenes cíclicos de las grandes civilizaciones, es decir su formación, una época de gloria que parecía ser eterna y finalmente la etapa lenta, casi insensible, pero siempre fatalde la caída.

A las tardes, Brenda solía sentarse a mirar el lago, a ver las formas de las nubes y los brillos de las ondas en el agua a medida que la tarde avanzaba y se preparaba el crepúsculo ; Demoraba el regreso a la casa donde estaba segura de enfrentarse a discusiones que a veces continuaban durante la noche. Habían reemplazado el clima de los primeros días; el gozo y las canciones.Rostros apagados; silencios tensos; hombres y mujeres cuchicheando entre ellos. Nadie pensaba en las fiestas. Todos sabían que el ejército podía llegar en cualquier momento y día a día muchos de los ladrones escapaban llevando consigo parte del gran botín que se acumulaba en un galpón ubicado en la parte trasera de la casa. Algunos de ellos se alejaban llorando, pensando en la generosidad de sujefe y lamentando tener que traicionarlo, pero dispuestos a salvarse del inminente naufragio.

Nadie prestaba atención a Brenda, cuando en esas tardes hundía sus pies desnudos en la arena húmeda mientras al filo del crepúsculo, los ladrones y algunas de las mujeres buscaban lugares oscuros para reunirse a conspirar.

El imperio que había creado Erick el Rojo aún estaba de pie, pero Brenda...
tracking img