Elogio a una madrastra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1934 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Veamos algunos pasajes del libro y comentémoslos…
El día que cumplió cuarenta años, doña Lucrecia encontró sobre su almohada una misiva de trazo infantil, caligrafiada con mucho cariño:

“«¡Feliz cumpleaños, madrastra!»
«No tengo plata para regalarte nada pero estudiaré mucho, me sacaré el primer puesto y ése será mi regalo. Eres la más buena y la más linda y yo me sueño todas las nochescontigo.
«¡Feliz cumpleaños otra vez!»
«Alfonso"
Fonchito hacia, de ésta manera sus primeros escarceos en busca de la relación perversa o amorosa angelical con su madrastra, Lucrecia que recién se había casado con su Papá..Don Rigoberto. Le había dejado una nota, donde sutilmente le decía que soñaba todas las noches con ella..lo que no decía, era..¿Como la soñaba?..Ajá, veamos otro avancenso»”“«Te quiero mucho, madrastra», susurró la vocecita junto a su oído. Doña Lucrecia sintió dos breves labios que se detenían ante el lóbulo inferior de su oreja, lo calentaban con su vaho, lo besaban y lo mordisqueaban, jugando. Le pareció que al mismo tiempo que la acariciaba, Alfonsito se reía. Su pecho desbordaba de emoción.”

“Conmovida, lo besó también, en las mejillas, en la frente, en losalborotados cabellos, mientras, vagamente, como venida de lejos, sin que se percatara bien de ello, una sensación diferente iba calándola de un confín a otro de su cuerpo, concentrándose sobre todo en aquellas par­tes –los pechos, el vientre, el dorso de los muslos, el cuello, los hombros, las mejillas expuestas al contacto del niño. «¿De veras me quieres mucho?», preguntó, intentando apartarse. PeroAlfonsito no la soltaba. Y, más bien, mientras le respondía, cantando, «Muchísimo, madrastra, eres a la que más», se colgó de ella. Después, sus maneci­tas la tomaron de las sienes y le echaron hacia atrás la cabeza. Doña Lucrecia se sintió picoteada en la frente, en los ojos, en las cejas, en la mejilla, en el mentón... Cuan­do los delgados labios rozaron los suyos, apretó los dientes, confusa.¿Comprendía Fonchito lo que estaba haciendo? ¿Debía apartarlo de un tirón? Pero no, no, cómo iba a haber la menor malicia en el revoloteo saltarín de esos labios traviesos que dos, tres veces, errando por la geografía de su cara se posaron un instante sobre los suyos, pre­sionándolos con avidez.”

Alfonsito, se presentaba con su encanto angelical, sus dorados cabellos, sus expresivos e intensosojos azules, con su tierna mirada que hipnotizaba, con sus sutiles pero concientes movimientos, tales como exponer o aproximar sus delgados labios para rozar los de su madrastra, Lucrecia. Sembraba ante Lucrecia, la semilla del deseo, las ganas de transgredir las normas establecidas. Veamos como se sigue desarrollando esta historia entre Lucrecia la Madrastra y Fonchito…el seductor,
“–¿Acaso parael amor hay edades, se­ñora? Algunos comienzan a enamorarse a la edad de Fonchito. Y él que es tan vivo para todo, además. Si usted hubiera oído lo que me dijo, se quedaba con la boca abierta. Como me quedé yo, pues.
–¿Qué estás inventando ahora, zonza?
–Lo que oyes, Justita. Cuando se quita la bata y se mete en la tina llena de espuma, no te puedo decir lo que siento. Es tan, tan linda... Se mesalen las lágrimas, igualito que cuando comulgo.”

La plática entre Lucrecia, la madrastra y Justiniana, la muchacha que hacia la labor de ayudante en la casa de ellos..al relatar que Fonchito la espiaba cuando ella se bañaba poniendo en riesgo el sufrir un daño, pues al hacerlo lo hacía desde lo alto del techo del cuarto de baño pudiendo caer en el jardín y matarse. Lucrecia, tomaba todo esocomo el despertar, dado lo que antes habia sentido al estar con Ponchito jugueteando, de sus ganas..se sabía una mujer de 40 años en la plenitud de su vida.
Y sucedió lo que tenía que pasar…
“Desde que hizo el amor con el niño por primera vez, había perdido los escrúpulos y ese sentimiento de culpa que antes la mor­tificaba tanto. Ocurrió al día siguiente del episodio de la carta y de sus...
tracking img