Emmm y bueno! :p

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1086 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ARTE DE LA GUERRA: FILOSOFIA ORIENTAL VS. FILOSOFIA OCCIDENTAL

La vida es un campo de batalla donde siempre seremos víctimas y victimarios. NO siempre seremos vencedores por más estrategias que sigamos, pues estamos diseñados
para errar y aprender de los errores, los cuales van formando redes neuronales que forman nuestro carácter y nos hacen mejores o peores personas cada vez.
Lafilosofía oriental es una herramienta con la que podemos darnos cuenta de que el hombre occidental no tiene las suficientes herramientas para conservar un equilibrio entre mente y cuerpo y por eso siempre comete errores graves que tienen repercusiones en los derechos humanos, en la naturaleza y en la vida misma.
La vida va más allá de pensar en tener el control de todas las cosas constantemente. Mientrasmás atención pongamos en este tipo de cosas más se nos escapa de las manos como el agua cuando se abarca con las manos y se sale por los dedos.
Es imposible pensar que podemos tener el control de todas las cosas en el mundo. Pero podemos aprender a leer situaciones, vidas y personas. Esa es la grave falencia de nosotros los occidentales; estamos siempre tan inmersos en los detalles y en sacarconclusiones de todo, que nunca esperamos que las cosas florezcan por sí solas y muestren su verdadero esplendor.
Quiero detenerme en el primer aspecto de manera más extensa pues creo que personalmente es la mayor reflexión que puedo traer del libro “El arte de la guerra”.
El autoconocimiento siempre ha existido; desde Heráclito, Esquilo, Heródoto y Píndaro con la famosa frase gnosti te autvn(nosce te ipsum) o “Conócete a ti mismo” en la que nos hablaban de diferenciar las barreras del hombre al reconocerse mortal, hasta Aristóteles, que denominó “metafísica” al conocimiento natural del hombre y por ende a su propio ser como el creador de las operaciones del intelecto. Desde San agustín quien reconoce una divinidad por encima del hombre hasta las filosofías orientales, donde losUpanishadas pensaban que no había diferencia entre materia y espíritu, los seguidores de la doctrina de Atman reconocen que hay un alma que es lo más intimo del propio Yo, o los taoístas, que proponen que la vida trae frutos sin forzar las acciones ni interferir en su desarrollo. Todo lo que sucede es parte del Tao y cada ser humano debe buscar el "Camino" en su interior.
Lastimosamente, para nosotros los“modernos” -mal usada y nociva esa palabra para los hombres porque aún no sabemos contrarrestar al ego y nos trajo más problemas que soluciones desde el renacimiento- el autoconocimiento está en otro plano, en otro punto de vista que propone libros de autoayuda y charlas motivacionales de millones de pesos. Pero siempre enfocadas a la productividad, la calidad y el dinero, nunca laautorrealización per se.
Existe dentro de nosotros mismos un ente sobrenatural, regulador que nos hace seres del cosmos, nos hace seres capaces de lograr todo lo que nos proponemos con trabajo, pero lastimosamente, y como dice el libro, ese algo sobrenatural que nos hace parte de un todo con la naturaleza y la vida misma; lo consideramos talento natural, Ego, apariencia, respetabilidad, Logros y metas. Nunca ledamos crédito a nuestra condición de seres creados por un milagro inexplicable. Siempre damos crédito a un intelecto ficticio creado por un ejercicio de pensamiento HUMANO.
La mente humana occidental ha sido entrenada para sacar conclusiones de todo, deducir cosas de donde muchas veces no las hay; el método “deductivo” que no toma en cuenta las condiciones naturales o subjetividades del humanoal deducir una situación determinada y descarta toda posibilidad de que algo suceda por que debió pasar, siempre hay una causa y un efecto. Blanco o negro. Nunca gris o términos medios como lo plantea el Ying Yang oriental.
En resumidas cuentas: Los occidentales necesitamos una nueva perspectiva para leer nuestro ser, una perspectiva menos egocéntrica y más panteísta, pensar que se es parte de...
tracking img