La discapacidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2827 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Año de la Consolidación Económica y Social del Perú”

ENSAYO
“Memorias sobre la violencia Política en los estudiantes de la UNCP”

CÁTEDRA : TEORIA SOCIOLOGICA III

ALUMNA : Patricia

INTRODUCCIÓN

La universidad fue uno de los espacios en donde el conflicto que vivió la sociedad peruana la década pasada se expresó con mayor claridad. Estos hechos dejaron huellas y secuelasque deben ser analizadas y discutidas por toda la comunidad universitaria y la sociedad civil en general.
En el Informe de la CVR del Perú se señala que el sistema universitario fue una institución referencial en el surgimiento de proyectos subversivos y fue un espacio de interés para la difusión de su ideología y la captación y reclutamiento de militantes. Obviamente esta violencia dejó secuelasen la universidad.
En este contexto la UNCP es una de las universidades que también a comparación de las demás universidades fue victima de este tipo de violencia política (con torturas, alumnos desaparecidos, matanzas en el campus universitario, etc).
En el presente ensayo se toma el caso de Olga Galván madre del secuestrado secuestro de Miguel Ángel Cieza Galván alumno dirigente estudiantil ymiembro del tercio superior, quien fue una víctima directa de los hechos suscitados en la universidad durante el periodo de violencia, por lo que en su narrativa nos detallara las experiencias vividas y los hechos que más reconstrucción de la memoria que a pesar del tiempo transcurrido sigue almacenado en la subjetividad del individuo, pues esta nos sirve como un instrumento del pasado en elpresente.
El joven estudiante de la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) notó la presencia de otro falso policía que de inmediato le arrancó sus documentos. En aquel momento pensó que lo peor estaba por suceder. Un hombre vestido de civil acababa de intervenirlo en forma sorpresiva tomándole del cuello y apretando el cañón de un arma de fuego contra su cintura, mientras le decía en vozbaja: “¡Policía!, está arrestado”.
En cuestión de segundos, fue obligado a subir a un auto volkswagen de color amarillo que avanzaba lentamente por la cuarta cuadra del jirón Ayacucho, en pleno cercado de Huancayo. El vehículo empezó a acelerar con dirección hacia el sur, trasladando al detenido en el asiento posterior, boca abajo, con la cabeza presionada y con un revólver apuntándole en el cuello.Aquella mañana del 25 de agosto de 1992, el dirigente estudiantil y miembro del tercio superior, Miguel Ángel Cieza Galván, no sabía si finalmente saldría con vida.

Al día siguiente su madre, Olga Galván, acudió en su búsqueda al cuartel del Ejército Peruano, 9 de Diciembre. Allí le informaron que había 19 estudiantes detenidos. Olga asumió que entre ellos se encontraba su hijo. Pero al tercerdía, cuando retornó al recinto militar, le dijeron que ya no tenían a ningún estudiante. El padre del universitario, Óscar Cieza, se había sumado a la búsqueda. Pidió apoyo al Poder Judicial, a la Fiscalía, a la iglesia, pero nada. “Y los muertos seguían apareciendo”. Olga Galván y Óscar Cieza se sumaban, de este modo, a la lista de familiares que para entonces buscaban a los estudiantesdesaparecidos de la UNCP.
En las semanas siguientes, varios universitarios serían sacados a la fuerza de sus viviendas. El caso de Peter Cosme Ureta, estudiante de Ingeniería Química, grafica lo que ocurría en aquellos días: en la noche del 9 de setiembre tres hombres con porte militar lo sacaron brutalmente de su casa en Saños Chico. Luego de tres días su cuerpo yacía frío e hinchado en la morgue deHuancayo, con huellas de disparos en la frente y el pecho .
Tras ser secuestrado aquel 25 de agosto de 1992, el joven Miguel Ángel Cieza fue trasladado al cuartel 9 de Diciembre. En los primeros ocho días de cautiverio, sufrió tortura física y psicológica, “escuchando el clic de una pistola que se disparaba dentro de su boca y cabeza”, según supo después su padre Óscar Cieza. “Solía despertar...
tracking img