Enfermeros mueren por la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (880 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Astrid K. Álvarez B

Huelga por la vida, apostando a la muerte
Un grupo de profesionales de salud, dejan de lado su propia salud, usando medidas desesperadas para clamar por un sueldo justo antela mirada indiferente de ministros y gobernantes

Es miércoles 13 de abril, fecha de celebración en Venezuela por la conmemoración de hechos que no vale la pena mencionar aquí. Al salir de mi nuevotrabajo como asistente en una sala de prensa de un ente del gobierno, me acerco a la huelga de hambre y sangre que hicieron algunos enfermeros venezolanos frente a la Embajada de Brasil, en LaCastellana. No me bastaba con verlo en las noticias de la mañana, o escuchar a algún “rojito” tildando de locos a esas pobres personas que en una medida desesperada, se auto negaron el alimento para poderllamar la atención del Ministerio de Salud, quería vivir de cerca lo que allí sucedía.

Es mediodía y en compañía de dos compañeros de clases, me dirigí al toldo de logística en el que se encontraban 3señoras que servían de apoyo para los huelguistas. Las señoras nos cuentan que los enfermeros han recibido apoyo de algunas personalidades de la política, pero sin soltar mucha prenda, entoncessupuse que no les parecimos periodistas, así que se limitaron a decir lo más básico sobre la huelga.

Desistí con las señoras encargadas de la logística y me acerqué a los tres toldos unidos que dabanresguardo a los enfermeros en huelga, pero que no los salvaba de las inclemencias del clima, que en ese justo momento estaba haciendo de las suyas. Cuál sería mi sorpresa al ver agachado junto alenfermero con más antigüedad en la huelga, Julio García, a mi antiguo profesor de Sociología General, Jorge Tricás. Debo confesar que me alivió mucho ver a una cara conocida allí, ya que me sentía como unaintrusa viendo y anotando cosas en mi pequeña libreta.

Mi profesor Jorge me saludó con mucho cariño, y luego sin esperar mucho me atreví a preguntarle “¿Profe, y cómo es eso que usted está acá?”,...
tracking img