Ensayo de mascaras mexicanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1062 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“M A S C A R A S M E X I C A N A S”
Para Octavio Paz, los mexicanos no somos más que una mentira que se encierra en una bola de cristal y no quiere mostrar su verdadera identidad.
Octavio Paz dice que todos sin excepción de nadie (ya sean obreros o grandes empresarios) somos gente arisca, que solo nos importa estar con nosotros mismos, celosos de uno mismo. Aquí lo que él quiere dar aentender, es que él se considera de esa manera, porque, el también es mexicano, y no es justo que él esté hablando en nombre de otros que ni siquiera conoce a fondo, que siempre fue parte de los de arriba, y no se deja tocar por la esencia del mexicano.
Después de esto explica el significado de las groserías en nuestro lenguaje, aquí yo me vengo dando cuenta que el mexicano viene siendo una personaorgullosa que no se deja vencer tan fácilmente, no necesariamente alguien que cuando se “raja” deja libre sus sentimientos, por lo mismo de que estábamos en una bola de cristal, que en el momento de rajarnos pues también se quiebra esa bola protectora.
Somos tan desconfiados de nosotros mismos que dejamos de confiar en los demás y cuando lo hacemos nos sentimos mal, como si nos hubiéramos defraudadoa nosotros mismos, de dejar ese pacto de no decir nada a nadie; en esto que dice tal vez pueda tener razón, pero es que, no puedes hablar de una sociedad en general porque no todos somos iguales, unos pueden ser claramente como él lo expresa pero también está el otro lado de la moneda donde puede haber personas totalmente contrarias y demasiado habladoras. Porque también, en muchos lugares somoscatalogados de esa manera. Es como decir que todos los afganos son terroristas solo porque no deja de haber guerra en su país y solo porque gran parte de los terroristas vienen de este lugar (o al menos esto es lo que los medios nos quieren hacer creer).
Nosotros llegamos a mentir, no solo a los demás, también a nosotros mismos, no creamos una mentira de tal manera que la volvamos una realidad denuestras vidas, de nuestro ser. Pero llega el momento en el que uno se enamora y esa mentira la tenemos que quitar para mostrar nuestro verdadero ser. Es en este momento es en el que el hombre, se “abre” y no tiene de otra porque si no la “presa” se le va.
 Es aquí donde hace acto de presencia la mujer, que para los mexicanos no es más que un objeto, en el cual poder convertirla en un medio en elcual ella preserve las costumbres y creencias del hombre, solo para eso; que desde siempre ha sido así, el hombre se lleva toda las de ganar, sólo hay que fijarse en las palabras, hueva (significa flojera, algo negativo), huevos (energías, ganas; algo positivo). También en este juego de palabras entran los albures que comenta Octavio Paz, en el que el mexicano, (que generalmente al único que hevisto que hace esto es el hombre), dice y hace movimiento de manera de defenderse o agredir, es una pelea de palabras, pero esta no puede ser un debate, no señor, es una manera de ofender al prójimo, donde si no captas rápido la idea ya te “chingaste”. Estas agresiones son solamente ofendiendo en el sentido que el que ofende sabe que el otro es homosexual, y aquí podemos danos cuenta que, bueno, unhomosexual es uno que se parece o quiere parecerse a una mujer es por eso que son mal vistos, porque quieren ser como una mujer.
La mujer siempre es la que sufre, la que tiene que pagar el plato roto, y siempre debe estar su “hombre” para salvarla, pero en el momento en el que la mujer empieza a decir que no se dejará mas y se levantará por sí misma, es aquí donde el hombre  se siente menos, ycomo no le gusta ver que haya alguien igual que él, (ya no digamos mejor, porque èsta sería una pelea empatada), la empieza a menospreciar, como para levantar su autoestima, (porque si él no lo hace, quién lo hará) y entonces es aquí donde vienen las palabras como “machorra”, “mari macha” y otras palabras que se conocen.
A todo esto Octavio Paz llega a la conclusión que somos todos los mexicanos...
tracking img