Ensayo del emilio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1223 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 31 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SER PAPÁ

LUIS RAMÍREZ VERA (*)

Los papás también venimos al mundo en algún momento y entonces, al menos una vez en la vida, somos padres recién nacidos[1]

Aun aceptando la reconocida objetividad de las leyes del ciclo vital, de todo el proceso de fecundación, gestacióny desarrollo de la existencia de un ser humano, de la sorprendente sabiduría de la madre naturaleza; el nacimiento de un hijo - para un verdadero padre - es un conmovedor milagro y no menos un gran misterio. Ante ese pequeño, frágil e inválido ser que acogemos delicadamente en nuestros brazos, en medio del asombro y la alegría, los padres - especialmenterecién nacidos - casi siempre sólo somos capaces de balbucear.

No todo lo explica la voluntad y la decisión humana que tantas veces cree ser autosuficiente. En el nacimiento de un hijo el buen Padre Dios nos habla y nos interpela. Viene otro pequeño ser a desplegar su misión por el mundo y por la historia y ese gran acontecimiento nunca llegará a ser un simple accidente. Hay quienes en lapaternidad asumimos la existencia de un ser superior profundamente bondadoso, que desde mucho está haciéndonos señas, se cruza a cada instante en nuestro camino, nos conoce, nos ama profundamente como a sus hijos y, sin embargo, no somos – frecuentemente - capaces de reconocerle. Los hijos permiten a muchos padres reencontrase con Dios o definitivamente descubrirlo.

El breve o largotiempo que transcurre para llegar a nacer como padres se tiene de los propios papás una imagen que varía significativamente, hasta cuando se alcanza esa misma hermosa condición.

El papá es el héroe ante la mágica visión del mundo que tiene el niño pequeño. Todo lo puede. Pocas cosas, quizá ninguna, escapan de su control con sólo hacerse ese propósito. El papá acompaña, cuida, vela, alza enbrazos, monta y hace cabalgar en sus rodillas, nos pone sobre sus hombros, nos hace bailar y caminar sobre sus zapatos. No hay temor en el hijo cuando el padre se tiene cerca y está allí casi siempre adelantándose a todo aquello que el pequeño o la pequeña necesitan o reclaman.

Pero el papá también se equivoca, se enoja, condiciona, regaña y hasta castiga. ¿Cuántas veces el mismo sabe que estáequivocado?. Los hijos también pueden darse cuenta, pero él es el padre y con eso es suficiente. Tantas veces con sólo ese arbitrario argumento, un padre pretende imponer su razón, aunque íntimamente sienta que la razón, en verdad, no la tiene de su parte.

En el padre que castiga hay una causa que explica, aunque nunca justifique que lo haga. ¿En cuántas ocasiones ese es eldoloroso efecto de un padre ahora, que siendo niño también fue castigado?. Hay hijos que intentaron, cuando fue posible, hacer el ejercicio de tratar de ver detrás del rostro de su padre enfurecido al niño triste y afligido que alguna vez fue ese papá y aunque eso probablemente no logró impedir el castigo, hizo comprender, nunca justificar, que ese dramático momento estuviera ocurriendo.Siempre vuelve a la memoria, para quienes lo conocieron alguna vez, el texto de la sobrecogedora carta que al final de sus días, recluido en un sanatorio, un notable escritor checo, escribe a su padre : “Cuando emprendí algo que te desagradaba y tú me amenazabas con un fracaso, mi respeto a tu opinión era tan grande que el fracaso era inevitable, aun cuando no debiera producirse hasta más tarde. Perdítoda confianza en mis propios medios y actos. Me torné vacilante e indeciso. A medida que me iba haciendo mayor iba aumentando el material que podías oponerme como prueba a mi escasa valía. Poco a poco los hechos te dieron la razón en ciertos aspectos”[2]

Es que en la crianza de los niños el papá y la mamá sientan las bases de los modelos de autoridad que habrán de aprender los hijos y...
tracking img