Ensayo sobre el ruiseñor y la rosa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 25 (6020 palabras)
  • Descarga(s): 4
  • Publicado: 21 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ensayo desde la perspectiva de la psicología analítica basado en el cuento “El Ruiseñor y la Rosa” de Oscar Wilde

Profesor Dr. Walter José Martins Migliorini.

INTRODUCCIÓN
Este es un resumen del ensayo de Walter José Martins Migliorini basado en el cuento El Ruiseñor y la Rosa, escrito bajo el enfoque de la psicología analítica. Fue publicado en el número 8 de la revista Itinerarios deBrasil en 1995.
Para tener una comprensión más amplia del desarrollo del proceso psicoanalítico es necesario examinar primero la obra de Wilde.
Invitamos a leer este bellísimo trabajo de Walter J.M. Migliorini, con especial atención, pues en éste, el autor nos explica –a través de la teoría junguiana– lo inexplicable: los misterios del amor.

EL RUISEÑOR Y LA ROSA
O. Wilde
Ella dijo quebailaría conmigo si le llevaba unas rosas rojas –exclamó el joven estudiante, pero no hay en todo mi jardín una sola rosa roja.
Desde su nido de la encina lo oyó el ruiseñor miró por entre las hojas asombrado.
–¡No hay ni una sola rosa roja en todo mi jardín!– gritaba el estudiante.
Y sus bellos ojos se llenaron de lágrimas.
–¡Ah, de que cosa más insignificantes depende la felicidad! He leído todocuanto han escrito los sabios; poseo todos los secretos de la filosofía, sin embargo, tengo que sentirme desdichado por falta de una rosa roja.
–He aquí por fin, el verdadero enamorado dijo el ruiseñor. Le he cantado todas las noches, aun sin conocerlo; noche tras noche he contado su historia a las estrellas, y ahora lo veo. Su cabellera es oscura como la flor del jacinto y sus labios rojos como larosa que desea; pero la pasión ha tornado su rostro pálido como el marfil y la tristeza le ha marcado su frente con su sello.
–El príncipe da un baile mañana por la noche –murmuraba el joven estudiante– y mi amada asistirá a la fiesta. Si le llevo una rosa roja, bailará conmigo hasta el amanecer. Si le llevo una rosa roja, la estrecharé entre mis brazos. Reclinará su cabeza sobre mi hombro y sumano descansará en la mía.
Pero como no hay rosas rojas en mi jardín, tendré que estar solo y ella no me hará ningún caso. No se fijará en mí para nada y mi corazón se desgarrará.
–He aquí el verdadero enamorado– se dijo el ruiseñor. Sufre todo lo que canto; todo lo que es alegría para mí, para él es dolor. Realmente el amor es una cosa maravillosa. Es más precioso que las esmeraldas y más raroque los finos ópalos. Perlas y granadas no pueden comprarlo porque no se halla expuesto en el mercado. No puede comprarse al vendedor ni pesarlo en la balanza para el oro.
–Los músicos estarán en su estrado– decía el joven estudiante. Tocarán sus instrumentos y mi amada bailará a los sones del arpa y del violín. Bailará tan vaporosamente que sus pies no tocarán el suelo y los cortesanos, con susalegres atavíos, la rodearán solícitos. Pero conmigo no bailará, porque no tengo una rosa roja que darle.
Y dejándose caer al en el césped escondió su cara entre las manos y lloró.
–¿Por qué llora?– preguntó una lagartija verde correteando cerca de él con su cola levantada.
–Sí, ¿por qué?– dijo una mariposa que revoloteaba persiguiendo un rayo de sol.
–Eso es, ¿por qué?– murmuró una margaritaa su vecina, con una dulce vocecilla.
–Llora por una rosa roja– dijo el ruiseñor.
–¿Por una rosa roja?– Exclamaron– ¡Qué ridiculez!
Y la lagartija que era algo cínica, se echó a reír con todas sus ganas.
Pero el ruiseñor, que comprendía el secreto de la pena del estudiante, permaneció silencioso en la encina reflexionando en el misterio del amor.
De pronto desplegó sus alas oscuras yemprendió el vuelo.
Pasó por el bosque como una sombra, y como una sombra cruzó el jardín.
En el centro del prado se levantaba un hermoso rosal, y al verlo voló hacia él y se posó sobre una ramita.
–Dame una rosa roja– gritó. Y te cantaré mi canción más dulce.
Pero el rosal sacudió su cabeza.
–mis rosas son blancas– contestó. Tan blancas como la espuma del mar, más blancas que la nieve de la...
tracking img