Entrevista william curtis guggenheim

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2404 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Entrevista William Curtis guggenheim
De archiBOX
Saltar a navegación, búsqueda

Enlace a la entrevista en La opinión Acoruña

Curtis: "El Guggenheim es cada vez más una extravagancia formalista"

"A veces los arquitectos quieren hacer grandiosas declaraciones al diseñar museos icónicos que entran en conflicto con las obras de arte que están destinados a albergar". JOAQUÍN RÁBAGOJoaquín Rábago.Londres

El museo Guggenheim de Bilbao "parece, con cada año que pasa, más y más una extravagancia formalista, conforme se han disipado los efectos de la novedad", afirma el prestigioso crítico e historiador de arquitectura William J.R. Curtis.

En declaraciones a Efe antes de participar el próximo martes en una jornada sobre Arquitectura y Sociedad organizada por el Colegio Oficial deArquitectos Vasco-Navarro, Curtis califica de "coincidencia" el que vaya a disertar sobre "la crisis del star-system de los arquitectos" precisamente en ese edificio de Frank Gehry.

Según Curtis, con independencia de los méritos del Guggenheim, el llamado "efecto Bilbao" ha generado una "obsesión por las imágenes caprichosas, una retórica visual excesiva y una vaporosa creación de formastotalmente gratuita".

"La arquitectura corre hoy peligro de convertirse en un juego de imágenes supercomplejas, generadas mediante el ordenador", explica el autor de La Arquitectura Moderna desde 1900, quien culpa de ello al hecho de que los arquitectos y sus clientes tratan de llamar la atención con los llamados edificios "icónicos".

En cuanto al Guggenheim, dice haber examinado el proyecto porprimera vez en el despacho del alcalde bilbaíno en 1993 y explicó que entonces le pareció el modelo una "idea fresca y rica en calidades escultóricas".

"Gehry habló de algunas de las influencias recibidas, entre ellas la catedral de Chartre y la capilla de Ronchamp (Francia), diseñada por Le Corbusier en los años cincuenta", recuerda Curtis.

"Cuando volví a visitarlo años más tarde, habíados exposiciones espléndidas, una de ella del escultor estadounidense Richard Serra, la otra del español Eduardo Chillida. Y entonces me dio la impresión de que los objetos tridimensionales parecían funcionar bien en el edificio, pero que las galerías planteaban problemas para pinturas y dibujos".

En su última visita, Curtis se sintió "defraudado", según confiesa: la frescura inicial se habíadisipado, el edificio parecía un "pastel exagerado" y las esculturas de Serra expuestas en su interior daban la impresión de "abrumar la arquitectura con su rigor y su sorprendente fuerza".

De modo más general, el crítico inglés asegura que hoy hay "una epidemia de extravagantes diseños de museos y galerías, lo que posiblemente tenga que ver con el turismo de masas, la sociedad del espectáculo yel arte como mercado".

"A veces, los arquitectos quieren hacer grandiosas declaraciones al diseñar museos icónicos que entran en conflicto con las obras de arte que están destinados a albergar", agrega.

Curtis cita como ejemplo el museo Branly, de París, diseñado por Jean Nouvel y que abrió recientemente sus puertas al público. "Supuestamente debía honrar las culturas de diversascivilizaciones, tarea antes encomendada al Museo del Hombre y al mundo de la antropología", explica.

Pero el interior es un mal iluminado desastre, y uno tiene la impresión de estar en un club nocturno o en el decorado de una película de Parque Jurásico", critica.

"Las alusiones a la selva son muy condescendientes y sugieren el corazón de las tinieblas" (la famosa novela de Joseph Conrad), pero en lugarde tratar a esos objetos como "arte" (categoría discutible en ese contexto), el edificio y la museología lo devalúan todo y parecen hacerlo vulgar, lo que indica una actitud de desdén".

En la conferencia que prepara para Bilbao, Curtis hablará, según adelanta a Efe, de otros "desastres"arquitectónicos como el palacio de Congresos de Koolhaas en Córdoba o la Ciudad de la Cultura en Santiago...
tracking img