Epístola consolatoria por la muerte de un amigo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1255 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tema de la muerte, el dolor y el temor a la muerte propio de los seres humanos es un tema central en la literatura de la Baja Edad Media. Se busca la respuesta del porqué de la existencia humana y del sufrimiento durante la misma; de la relación estrecha entre la vida carnal del hombre y la vida de ultratumba. Es en esta situación cuando revive el género consolatorio como herramienta óptimaen la tarea instructiva de los autores medievales de esta época. A través de la epístola consolatoria se busca una visión más clara de la gran incógnita de la vida de más allá.

El autor que destaca por su habilidad de transmitir la esencia escatológica, de instruir y guiar por el camino hacia la eternidad, es Vicente Beauvais. El texto que tenemos delante forma parte de la obra cumbre del géneroconsolatorio del s. XIII “Epístola Consolatoria por la muerte de un amigo”.

Para el mejor entendimiento de la obra, es conveniente situarnos primero históricamente en los tiempos en que se escribió. El libro fue redactado a partir del año 1260, tras la muerte del primogénito del Rey de Francia Luis IX, que sucedió el 15 de enero del mismo año. El autor como persona de gran confianza y muycercana a la familia real, asume la responsabilidad de ofrecer consuelo al rey y así se convierte en el responsable de la obra de mayor importancia pedagógica y psicológica de la Baja Edad Media. Se trata de un período de gran emancipación intelectual, desarrollo científico, económico, social. Sin embargo, estos acontecimientos influyen en gran medida en toda la obra literaria del siglo, y también enla obra de Vicente Beauvais.

Vicente Beauvais es nada más que uno de los primeros dominicos de la Orden de Domingo de Guzmán, estudiante de la Universidad de París, y quien después de acabar los estudios asume el responsable cargo de lector oficial y más, de maestro extraordinario de la corte real. Lo poco que se conoce sobre su vida, revela una personalidad humilde, un espíritu historicistade gran talento didáctico. Hoy en día se considera uno de los enciclopedistas de mayor importancia de la Baja Edad Media.

Una de sus obras más excepcionales, aunque poco conocida, es “Epístola Consolatoria
por la muerte de un amigo”. Con esta obra se abre toda una época muy prolífera en el género consolatorio. Dado a las circunstancias, entre cuales factores “naturales” como la peste negraque acaba con tres tercios de la población europea, y otros como guerras incesantes en diferentes puntos de Europa, no es sorprendente el tema principal de las obras consolatorias. La idea en la que se centran es por consiguiente la consolación, el alivio, ante todo, de este dolor, y sin embargo, el gran papel que desempeña la fe en el entendimiento y la aceptación de ma muerte.

El párrafo quetenemos delante forma parte de los primeros cinco capítulos del libro
que resumen el “tiempo del hombre”. A través de ellos Vicente Beauvais presenta la muerte como la gran liberación de los sufrimientos de la vida terrenal, como la meta final de la existencia humana, siguiendo de tal manera la tradición consolatoria romana y paleocristiana. No obstante para disfrutar de la merced de Diospoder formar parte del reino celestial se ha de haber llevado una vida digna y según los cánones eclesiásticos.

En torno a estas condicionantes gira el aparatado extraído del libro.

En este párrafo el autor se dirige al rey con las amables palabras de alguien cercano, de alguien que bien entiende la tristeza provocada por la pérdida de una persona querida y dispuesto a guiar por el camino haciael entendimiento del sufrimiento. Nada más empezar y no faltan las buenas palabras para el primogénito: “aquel niño bueno”, “de buen carácter” lo que en seguida nos introduce a la vida y a las cualidades dignas de admiración del príncipe.

Por eso asegura el mismo Vicente Beauvais que para el hijo fallecido la muerte es nada más que un bien, una gracia de Dios, merecida solamente por...
tracking img