Eric hobsbawm

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1328 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 27 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eric Hobsbawm
Industria e imperio (resumen)
Capitulo 4

Los resultados humanos de la revolución industrial (1750-1850)

La aritmética fue loa herramienta fundamental de la Revolución industrial. Los que llevaron a cabo esta revolución la concibieron como una serie de adiciones y sustracciones: la diferencia del coste entre comprar en el mercado más barato y vender en el más caro, entre elcosto de producción y precio de venta, entre inversión y beneficio.
Cualquier placer del hombre podía expresarse cuantitativamente (por lo menos en teoría).

Todo historiador se siente interesado por saber si la Revolución industrial obtuvo para la mayoría de la gente en términos absolutos o relativos más y mejor alimento, vestido y vivienda. Esta revolución fue un cambio fundamental quetransformó las vidas de los hombres de modo irreconocible.
Las clases cuyas vidas experimentaron menos transformaciones fueron normalmente, las que más se beneficiaron en términos materiales (y al revés), en tanto que su inhibición ante los cambios que estaban afectando a los demás obedecía no sólo al conformismo material, sino también a la moral.
La industrialización británica afecto escasamente ala aristocracia y pequeña nobleza. Sus rentas engrosaron con la demanda de productos del campo, la expansión de las ciudades y de las minas, forjas y ferrocarriles.
Los nobles no tuvieron que dejar de ser feudales.
Plácida y próspera por igual era la vida de los numerosos parásitos de la sociedad aristocrática rural, alta y baja.
La iglesia y las universidades inglesas se dormían en los laurelesde sus privilegios y abusos, bien amparados por sus rentas y sus relaciones con los pares.
Cualquiera podía elevarse a las filas de la clase superior.
Las dinastías más antiguas de negociantes se beneficiaron ampliamente de este proceso de asimilación, sobre todo los comerciantes y financieros y de forma específica el comerciante ocupado en el comercio colonial, que llego a ser el tipo deempresario más respetado e importante después de que los molinos, fábricas y funciones hubieran llenado los cielos del norte de humo y neblina.
Su ascenso social había corrido parejas con el económico. Tenían ya, o estaban a punto de conseguir la dignidad de pares del reino.
La inserción en la oligarquía aristocrática es, por definición, sólo asequible a una minoría (en este caso para una minoríaexcepcionalmente ricos o de los negociantes respetables por su tradición). La gran masa de gentes que se elevan desde inicios modestos a la opulencia comercial, y la mayor masa de los que, por debajo de ellos, pugnaban por entrar en las filas de la clase media.
En un cierto sentido su propia recompensa era el gusto por la vida, y si esto no les bastaba, siempre podían recurrir al dinero, la casaconfortable alejada de la fábrica y de la oficina, la esposa modesta y devota, el círculo familiar, el encanto de los viajes, el arte, la ciencia, la literatura. Habían triunfado y se les respetaba. Sólo la pesadilla de la bancarrota o de las deudas se cernía, de vez en cuando, sobre sus vidas, pesadilla atestiguada por las novelas de la época.
El trabajador pobre cuyo mundo y formas de vidatradicionales destruyo la revolución industrial, sin ofrecerle nada a cambio. Esta ruptura es lo esencial al plantearnos cuales fueron los efectos sociales de la industrialización.
El trabajo en una sociedad industrial es, completamente distinto al trabajo preindustrial. En primer lugar está constituido, sobre todo, por la labor de loa “proletarios”, que no tienen otra fuente de ingresos digno demención más que el salario en metálico que perciben por su trabajo. El trabajo preindustrial lo desempeñan fundamentalmente familias con sus propias tierras de labor, obradores artesanales, etc. , cuyos ingresos salariales complementan su acceso directo a los medios de producción o bien este complementa a aquellos.
La Revolución industrial sustituyó al servidor y al hombre por el “operario” y el...