Ese ejjas: la lucha por la supervivencia de un pueblo amazónico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 7 (1744 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ese Ejjas: la lucha por la supervivencia de un pueblo amazónico


Nalga redonda, nariz aplastada, cara de su papá, lorito hablador... ¿Cuál de estos nombres ele- giría usted para su hijo? La pregunta puede sonar insólita. Sin embargo, existe una comunidad indígena asentada en la amazonía boliviana donde escuchar estos nombres es común. Se trata de Portachuelo, localidad pandina donde habitanlos ese ejjas.

Esta etnia, que hace décadas abandonó la vida nómada, es una de las culturas del país que lucha actualmente por resguardar los remanentes que quedan de la que un día fue una rica tradición ancestral, y uno de ellos es su idioma.

Constituido por unas 5.000 palabras, el lenguaje ese ejja —proveniente de la familia lingüística tacana— pervive de la mano de los más jóvenes, comoCuo cuo. A sus 16 años, esta adolescente, que habla con dificultad el castellano, consta en los registros oficiales como Marcia Santa Cruz. A pesar de ello, para sus amigos y sus familiares ella es simplemente ´lorito´.

Como Cuo cuo, la mayoría de los ese ejjas lleva plasmado en su nombre alguna particularidad de su apariencia física, que sirvió para nombrarlos después de su nacimiento. Otros,los menos, reciben su alias en honor al animal cuya carne se constituyó en el primer alimento de la madre luego del alumbramiento.

Paradójicamente, al menos una decena de los nombres ese ejja —que de a poco están dando paso a nombres castellanizados— sirven también a estos indígenas para insultarse entre sí. Así de fascinantes son los hábitos característicos de este pueblo amazónico, cuyosaproximadamente 400 miembros, por otro lado, cuentan con sus danzas, sus leyendas y sus labores artesanales.

Sin embargo, no todo es positivo, pues el contacto con los vicios característicos de la cultura occidental —como el alcohol—, sumado a las carencias —falta de servicios básicos— y el olvido estatal —sin que haya un mantenimiento efectivo de las escasas vías de comunicación—, pone en riesgola supervivencia de sus costumbres.

Sus vecinos, los tacana, conocen la problemática muy bien, pues hoy únicamente unos cuantos ancianos mantienen con vida su idioma y sus hábitos culturales. Cuando éstos mueran, con ellos se sepultará en la amazonía pandina la esencia de los tacana.



Un paraíso escondido

Ingresar a territorio esse ejja es toda una aventura. Luego de tres horas denavegación por el río Beni —disfrutando de las fascinantes flora y fauna amazónica—, sólo el ojo experimentado logra divisar el casi imperceptible ingreso al corredor de agua que conduce al cuey ecuia-sejjayo (cortes de río), el lago de este pueblo oriental.

Después, por unos 20 minutos, los visitantes deben arrastrar con una soga el bote por este improvisado corredor de un metro y medio deancho con la ayuda de sus manos. Sólo así se llega hasta el lago.

Que los esse ejjas vivan cerca de cualquier tipo de afluencia acuática no es casual. ´Nunca encontrará usted un ese ejja alejado de un río... Es su espacio vital, su tierra prometida. Lejos de ella, muere´, asegura Ariel Limpias Olmos, técnico del municipio pandino de Puerto Gonzalo Moreno, donde se halla concentrado la mayor partede este importante grupo étnico.

Así, por ejemplo, la pregunta habitual que se suele hacer tras una larga travesía —¿cuándo llegaste?— se transforma en la voz de los ese ejjas en: ¿cuándo te trajo el río? Y cuando el tiempo seco mengua las aguas, sus pasos se dirigen hasta las grandes playas de arena del río Beni, donde pasan la mayor parte de la jornada ocupados en la pesca y en la búsqueda dehuevos de peta (tortuga), apunta Limpias.

Los huevos de tortuga son muy importantes dentro de las costumbres de este pueblo oriental. Tanto es así, que muchos de los adultos aún mantienen la tradición de contabilizar sus años a través del número de temporadas de recolección de huevos que han pasado desde su día de nacimiento.

El abandono de la vida nómada, en cambio, ha obligado a los ese...
tracking img