Especificidad del discurso literario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7276 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1.1. La pregunta de la literaturidad, la cual refiere a los criterios determinados que hacen que un texto sea literario, tuvo mucha importancia en el ámbito de los formalistas rusos. Éstos se interesaron en encontrar particularidades que sólo se presenten en la literatura, es decir, que se distingan de otros discursos literarios. Para ello plantearon tres rasgos fundamentales para sureconocimiento: la puesta de manifiesto del lenguaje, el modo de integración de la obra de acuerdo con las normas de la tradición y del contexto literario, y el modo de integración de los componentes que constituyen a un texto.
Para iniciar se darán a conocer los procedimientos de la puesta de manifiesto del lenguaje en los poemas incluidos en Trabajo Nocturno (1985). En este primer nivel se origina lo quelos formalistas rusos denominan “desfamiliarización”, esa sensación de extrañamiento que se produce ante la percepción del lenguaje. Esto se puede conseguir a través de la utilización de ciertos recursos tales como paralelismos, repeticiones, comparaciones, anáforas, etc.

Poemas

Los tuyos

Has llorado, en secreto, a los tuyos.
Lenta, inexorablemente, los has visto partir
alejarse parasiempre
Has sentido, en tu corazón,
el desprendimiento de una rama que cae.
Y luego has borrado
las huellas de esas lágrimas,
has contenido, en el límite infranqueable,
los bordes de tu propio dolor
y lo has devuelto a tu pobre vida,
a los días siguientes, a las horas,
para que permanezca allí.
Oculto
como una invisible y constante
cicatriz.

Pensamientos sueltos

Lo que quiero decircasi siempre me es escamoteado.
Lo que quiero decir, es decir
lo que nunca debiera torcer su dirección,
pero que siempre fatalmente
se tuerce y se malogra.
Nunca tuve una buena relación
con las palabras y cuando ellas
me llegan ya casi no me sirven.
Sólo a veces vislumbro la felicidad
de lo que debió haber sido.
Es cuando me abandono, callado y destruido,
al flujo suave de la tardesin más intención que la de mirar
el lento movimiento de las nubes
y dejarlas hacer.
                
Entonces percibo el rumor
sereno y silencioso.
Sentado en mi vieja reposera 
miro el cielo vacío
y escucho lo que nunca escuché. 
Pero lo escucho como si viniera de muy lejos
y no tuviera para mí
ni principio ni fin
y por eso mismo
nunca pudiera ser escamoteado.Poema de la página 177

Escribo
hago rápidas anotaciones
en papeles que luego pierdo
u olvido entre las páginas de algún libro.

Son señales
señales que a veces aparecen en el camino o no.
Llamados hechos a otros desde otro lugar
o quizás a mi propia vida.

Ausencia

A veces
en medio del inútil fragor del día
tu pequeña luz ya apagada parece encenderse
inesperadamente sobrenosotros.

Nadie habla.
Nadie dice nada.
Entre el fragor y tu ausencia se alza
la única luz que nos alumbró.

Viento

Alto
demasiado alto
estaba esta mañana
el cielo de las palabras.
Tan alto
que ni siquiera lo miré.
Ni siquiera me importó saber
si el viento que lo recorría
terminaría al fin
trayéndolo hasta aquí
o se lo llevaría
más lejos
aún.

Trabajo nocturno

Tempranoesta mañana
encontré en el patio de casa
el cuerpo de una enorme rata
inmóvil.
Moscas de alas tornasoladas
zumbaban alrededor del cadáver
y se apretaban en los orificios de unas heridas
que habían sido sin duda mortales.
Con bastante asco
la alcé con la pala y la enterré
en un rincón alejado
del jardín.

Al volverme
desde el matorral de hortensias florecidas
emergió mi gata dócildesperezándose.
Su brillante pelaje estaba todavía
erizado por la electricidad de la noche.
Me miró
y después comenzó a seguirme
maullando suavemente
pidiéndome –como todas las mañanas–
su tazón de leche fresca
y pura.

Poema de la página 181

Las palabras que no dije
las que no pronuncié y devolví
al fondo oscuro de mí mismo
me esperan en el camino.

Un día
o una noche cualquiera...
tracking img