Estudio histórico de los cañaris, federico gonzález suarez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 827 (206558 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Estudio y Selecciones de Carlos Manuel Larrea

-[22]-

-23-

Estudio
I
La inteligencia humana, su dominio sobre las fuerzas de la naturaleza por las conquistas de la ciencia; la obra espiritual y las creaciones del hombre en el campo de las letras y las artes, hacen más perdurable la grandeza de las naciones que los triunfos de las armas o la expansión del comercio, efímeros y cambiantes.La República del Ecuador, país pequeño en extensión territorial y escasamente poblado, ocupa sin embargo lugar prominente, desde remotos tiempos, en la historia de América, por su cultura y por la pléyade brillante de hombres ilustres nacidos en su suelo. Tierra de inmensas montañas de cúspides elevadas y asombrosas, ha producido hombres que también pueden considerarse cumbres sobresalientes enlos pueblos hispanoamericanos: Espejo, el precursor de la independencia y de la ciencia microbiológica; Maldonado, el sabio geógrafo más ilustre de su siglo en América; Mejía, el elocuente defensor de la libertad en las Cortes de Cádiz; Olmedo, el lírico más notable de la época; Rocafuerte y García Moreno, estadistas geniales y propulsores del progreso nacional; Montalvo, dominador del idioma ypolemista insuperable, son -24verdaderamente figuras de primer orden en la historia de la ciencia, las letras y la política de nuestro continente, y sus nombres, con los de otros muchos ecuatorianos, dan brillo esplendoroso a nuestra patria. En medio de tan insignes varones hay uno que constituye la gloria más pura del Ecuador y debe ser nuestro mayor timbre de orgullo: el ilustrísimo señor donFederico González Suárez, Arzobispo de Quito. Sabio y santo. Arquetipo del verdadero patriota, modelo excelso del sacerdote católico, eximio prelado, luchador infatigable en defensa de la fe, pensador profundo, historiador eminente, sabio en ciencias eclesiásticas y profanas, literato y crítico, teólogo y filósofo, González Suárez descuella entre los más ilustres hijos de nuestra América y es la cumbremás elevada entre los grandes hombres ecuatorianos. Su vida, admirable desde la infancia infortunada y llena de privaciones hasta sus últimos días de sereno ocaso, no obstante su incesante batallar por sus ideas -amigos y enemigos, toda la nación ecuatoriana le respetaba y escuchaba su voz como un oráculo-, es síntesis de virtudes y
1

admirable ejemplo de perseverante contracción al estudioy al trabajo. Sus libros, escritos no para satisfacer intereses mundanos ni para buscar vanas alabanzas, fueron inspirados por el ideal del cumplimiento estricto del deber de sacerdote y de patriota. En el libro en que mejor se refleja su alma y resplandece su sinceridad, en las Memorias íntimas, se expresa de ese modo: «Entre las miserias propias del corazón humano debe contarse la vanidad delsaber, y más todavía la vanidad del escribir: gran miseria es estudiar para ser tenido por sabio: gran miseria es escribir para alcanzar fama entre los hombres. Yo he dedicado mi vida entera al estudio; pero, auxiliado y sostenido por la gracia de Dios, creo que no he buscado el aura popular; así mismo, con mis escritos no he pretendido fama ni renombre mundano. El amor propio es muy sutil, engaña-25con suma facilidad y puede ser que yo me encuentre muy equivocado; sin embargo, me parece que mi intención ha sido recta, y que no he solicitado mi gloria, sino la de Dios. »He estudiado, porque he estado y estoy convencido de que la ciencia es indispensable para el sacerdote: la ciencia es útil para la sociedad, es necesaria para la Iglesia y da gloria a Dios... He estudiado, porque la cienciaes un medio de hacer el bien en la época presente, en la cual ya el mundo no cree ni en la virtud, pero respeta la ciencia». Sus enemigos tachábanle de soberbio, porque era digno en todo su proceder, grave en su trato e inflexible en materia de principios. Nosotros que tuvimos la fortuna de tratarle íntimamente, que fuimos favorecidos con su confianza y afectuosa amistad, admiramos siempre la...
tracking img