Etica en neurociencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3075 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Etica en neurociencia.
Estamos preparados para lo que estamos encontrando?
Filósofo, se necesita



La neurociencia está de moda…A la gente le fascinan los experimentos sobre cerebros y enfermedades mentales. Siente una fascinación macabra por la muerte cerebral y la donación de órganos. La cantidad de noticias sobre neurociencias en los medios ha aumentado de manera llamativa en los últimosaños, incluso artículos sobre temas avanzados de investigación en el área se comunican rápidamente a los medios en lenguaje coloquial. A veces, en el afán de hacerlos más llamativos, los títulos terminan sonando algo escalofriantes, vayan unos ejemplos tomados al azar de diarios y revistas argentinos y extranjeros:

“Pasó 23 años consciente y creían que estaba en estado vegetativo” “Cómo lamente lee otras mentes” “No somos tan agradables: estamos cableados para cooperar” “Hay un maldito en cada corteza prefrontal medial”.

El interés es comprensible: algunas investigaciones parecen sacadas de un libro de ciencia ficción. Hay técnicas de imágenes y neurofisiológicas que permiten ver el funcionamiento cerebral “en vivo y en directo”, como la Resonancia Magnética funcional (RMf), lamagneto electroencefalografía (MEEG) o la estimulación magnética transcraneal (TMS).


Estas innovaciones, inicialmente creadas con fines diagnósticos, están siendo aplicadas para adquirir conocimiento no relacionado con la salud. De hecho, los neurocientíficos invaden abiertamente el campo de estudio que históricamente era patrimonio de los filósofos, o eventualmente de los psicólogos: la“mente”, la “conciencia”, el alma”, o como se quiera denominarlo. Cuestiones tales como las bases neurales del libre albedrío, la capacidad de decir la verdad o mentir deliberadamente, el altruismo, la empatía, por citar algunos ejemplos, son cada vez más objeto de estudios científicos. Por ejemplo: “The Good, the Bad and the Anterior Cingulate”, “Morals and the Human Brain: A Working Model”, “Scientistslink brain symmetry and sexual orientation”, ”Selective reductions in pre-frontal glucose metabolism in murderers” . Hay escritos estudios intrigantes combinando EEG, fMRI y PET, o sólo TMS para probar los mecanismos neurales de las experiencias religiosas (Beauregard et al.,revisado en Curran 2003, Persinger…)

En una revisión de la literatura, Illes y Racine demostraron una expansión crecientede estudios de RMf, solos o en combinación con otras modalidades de imagen, con implicancias sociales y políticas evidentes, incluyendo estudios sobre mentiras y engaños, cooperación humana y competencia, diferencias cerebrales en gente violenta, influencias genéticas y variabilidad en patrones de desarrollo cerebral. (Illes et al. 2003).
Esta tendencia introduce posibilidades reales (o almenos deseos) de usar mapas cerebrales para chequear la fiabilidad de declaraciones legales, para seleccionar empleados, evaluar el potencial de estudiantes para aprender, incluso elegir pareja en base a perfiles cerebrales compatibles, intereses y deseos.

Sin embargo, la mayoría de estas investigaciones minimizan el hecho del impacto social y cultural enorme que sus resultados conllevan. Estosnuevos conocimientos que podrían predecir o explicar determinados comportamientos, podrían cambiar las normas tradicionales de regulación social e interacción. Citando a Tom Wolfe, la Neurociencia está en el umbral de una teoría unificada que tendrá un impacto tan poderoso como la que tuvo el Darwinismo hace cien años. Un saber que tiende o al menos es percibido como con el potencial para cambiarestructuras sociales aceptadas puede generar desafíos éticos inesperados.

Por otro lado, la sobre-interpretación de los resultados puede generar mucha confusión que lleva a la discriminación y el estigma (Editorial, “Scanning the Social Brain,” Nature Neuroscience, November 2003, 1239). Al igual que la genética en su momento, uno de los tantos desafíos actuales para el neurocientífico es...
tracking img