Ficción o testimonio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7066 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿FICCIÓN O TESTIMONIO, NOVELA O REPORTAJE?: LA NOVELÍSTICA DE LA VIOLENCIA EN COLOMBIA

1. Introducción: la novela y la realidad

En un ensayo que se refiere al tema de la relación entre la realidad y la novela, el crítico literario peruano Julio Ortega comienza su discusión en torno al reportaje publicado en New York Times, según el cual Gabriel García Márquez afirmó ante Carlos Fuentes: "Larealidad es mejor novelista que nosotros; debemos arrojar nuestros libros al mar" (Ortega, 1997:63). Aunque no debemos confiar del todo en esta clase de afirmación, menos aun cuando se trata de un escritor "mamagallista", aquí nos llama la atención una tendencia, que se observa repetidamente durante todo el siglo XX entre los novelistas latinoamericanos, especialmente de carácter realista o"mágico-realista",a sobrestimar la potencia novelística de la realidad latinoamericana.

Desde la etapa del costumbrismo hasta la época del "boom", muchos escritores y críticos literarios han caído en la ingenuidad de creer que la novela latinoamericana no es otra cosa que la reproducción de la realidad latinoamericana que, según ellos, tiene valor artístico por sí misma. Al plantear su teoría de "loreal-maravilloso americano" en el famoso prólogo de El reino de este mundo (1949), Alejo Carpentier afirma que en América Latina se halla cotidianamente lo maravilloso y que, siguiendo simplemente "la verdad histórica de los acontecimientos", se puede hacer una novela maravillosa superior a la literatura europea, puesto que la historia de América no es "sino una crónica de lo real-maravilloso"(Carpentier, 1993:16-17).

Por otro lado, Arturo Uslar Pietri, en un ensayo titulado "Realismo mágico", aprueba el planteamiento de Carpentier para llegar a concluir que lo novedoso del "realismo mágico" no consiste en la imaginación sino en "la peculiar realidad existente" de América Latina y que era "un realismo que reflejaba fielmente una realidad hasta entonces no vista" (Uslar Pietri,1990:124). Esta forma ingenua de concebir el realismo literario no deja de causar algunas preguntas fundamentales sobre el género "novela".

Si entendemos la novela como una forma artística que tiene una existencia autónoma, ¿por qué tiene que fundamentar su valor artístico en la realidad existente o competir, como insinúa García Márquez, con la realidad? Y si la realidad misma de América Latina tienevalor por sí, ¿con qué necesidad hacen novelas en lugar de documentales o reportajes que son, sin duda, medios más eficaces para traspasarla "fielmente" a la escritura? Enrique Anderson Imbert se da cuenta de esta contradicción cuando señala la "falacia" en el planteamiento de Carpentier que consiste en creer que "el arte es mera imitación de la realidad y por tanto la realidad supera al arte"(Anderson, 1992:16). Negando los privilegios artísticos de la realidad hispanoamericana, el crítico argentino insiste en que no se deben confundir los dos niveles fundamentales: la realidad y el arte, lo real maravilloso del continente americano y el realismo mágico entendido como una categoría estética (Anderson, 1992:16-18).

De hecho, no debemos suponer que estos novelistas aquí mencionadosrealicen literalmente sus planteamientos en sus novelas. Una cosa es el método que proponen, y otra cosa es la práctica en que siempre interviene un proceso inconsciente del autor. Es absurdo pensar que Carpentier hizo una copia de la realidad haitiana en El reino de este mundo, puesto que introdujo la cosmogonía "vudú" de los negros americanos para interpretar la historia de la independencia haitiana.De igual manera, tampoco podemos suponer que García Márquez siguiera el realismo que "reflejaba fielmente una realidad" si nos fijamos en el hecho de que aprovechó la visión del mundo de la gente popular costeña en la estructuración de sus obras. Mario Vargas Llosa es más consciente del carácter ficticio de la novela cuando entiende su esencia como "el arte de mentir". Siguiendo la idea del...
tracking img