Fides et ratio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1790 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“ Fides et ratio”
Fe y razón, las dos alas para elevarse a la verdad

El 14 de Septiembre de 1988, fiesta de la Exaltación de la Santísima Cruz, el papa Juan Pablo II publicaba su memorable Carta Encíclica Fides et Ratio (Fe y Razón), dirigida a los obispos de la Iglesia Católica.
La decimotercera Encíclica de Juan Pablo II aporta mucha claridad con respecto a un asunto que no es nuevo parala humanidad: las relaciones entre fe y razón. De hecho se inicia la misma con este párrafo: “La Fe y la Razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobresí mismo” que es la síntesis de las cuestiones tratadas en la encíclica.
Al margen de las diferencias de cultura, raza, idioma, religión, todos coincidimos en un continuo buscar de la verdad, pues todo hombre desea saber y se plantea los mismos interrogantes sobre su propia identidad, su origen, su destino la existencia del mal, el enigma que sigue a la muerte, el hombre es definido como aquelque busca la verdad que dé sentido a su vida.
Las relaciones entre fe y razón han sido desde el comienzo centro del trabajo filosófico y teológico, siendo notable la síntesis de Santo Tomás de Aquino “auténtico modelo para los que buscan la verdad”(Fides et Ratio Nº78). Sin embargo, la filosofía moderna (y con ella el hombre moderno) se ha ido alejando de la discusión sobre las relaciones entrefe y razón, incluso hasta de las reflexiones entorno a la verdad. Por ello, en esta Carta, el Papa quiere salir al paso de esta situación cultural que ha plasmado un modo de pensar según el cual todo es opinión, que nos afecta a todos, pero sobre todo a las nuevas generaciones.
Fides et Ratio nos detiene a pensar acerca de una cuestión fundamental: haber abandonado el tema de Dios ha empobrecidoel discurso sobre el hombre hasta el sin sentido de la nada.
Los griegos consideraban al hombre como “aquel que se mueve hacia arriba”, actitud que nos alerta de algo fundamental: la realidad que tenemos delante no es lo único que existe, sino que existe otra realidad que nos sobrepasa, imposible de ignorar. Desde la antigüedad la búsqueda de la verdad y del sentido religioso no han estadoseparadas. El Santo Padre define el hombre como “aquel que busca la verdad” (Nº 28).
La plenitud de la Revelación de Dios a los hombres, que es Jesucristo, nos presenta a un Dios que es la verdad, que se atreve a proclamar: “Yo soy la Verdad” (Jn 14,16) y que, además, expresa el deseo de que los hombres se descubran de manera total e íntegra. De ahí que discurrir sobre la relación que se establece entrefe y razón nos va a llevar a pensar siempre en la Verdad.
El mundo actual evita siempre la discusión sobre la verdad, pues el hombre de nuestra época teme “perder su libertad” cuando se toma en serio la vida y la orienta con responsabilidad. Jesús decía a sus discípulos que “conocer la verdad los hacía libres” (Jn 8,32). Quizá sea este uno de los textos más filosóficos del Señor, de donde sedesprende una bella enseñanza: la libertad verdadera es el primer fruto cierto de la posesión de la Verdad.
En este camino el hombre ha descubierto en sí mismo dos facultades que lo pueden encaminar hacia la verdad: la fe y la razón. Y es en este punto donde la Encíclica viene a ofrecer luz abundante en el sentido de diseccionar la matriz del problema: si fe y razón son una misma cosa, se separan ose oponen en el trayecto del hombre hacia la verdad. Juan Pablo II dice que, aunque parezca paradójico, la razón encuentra su apoyo más precioso en la fe, mientras que la fe cristiana, por su parte, tiene necesidad de una razón que se fundamente en la verdad para justificar la plena libertad de su actos,
Esta encíclica consta de VII capítulos. El primer capítulo presenta la Revelación como...
tracking img