Filosofía griega y medieval

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8829 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
a filosofía griega
PLATÓN

Era un genio dotado de una inmensa facultad asimiladora. Todos los pensadores y todas las escuelas con que entró en contacto dejaron marcada su huella en una finísima receptividad. No es fácil apreciar cuanto debe a los presocráticos ( Heráclito, Parménides, Zenón, Empédocles, Anaxágoras y los atomistas) y a contemporáneos como Euclides de Megara, Aristipo,Antístenes, etc. Aristóteles y Diógenes Laercio coinciden en afirmar que Platón explicó LO SENSIBLE según Heráclito, LO INTELIGIBLE según Parménides y LA POLÍTICA, según Sócrates.

La nota distintiva de Platón es su aspiración hacia una realidad absoluta, la cual se concreta en su teoría de las ideas, con la que trata de dar respuesta a los tres grandes problemas: del SER, del SABER y del OBRAR.

ELPROBLEMA DE LA VIRTUD

Una virtud es una cualidad humana que permite a quien la posee tomar y llevar a término las decisiones correctas en las situaciones más adversas para cambiarlas a su favor. El virtuoso es el que está en camino de ser sabio, porque sabe cómo llegar a sus metas sin pisar las de los otros, porque pone a los demás de su lado y los lleva a alcanzar un objetivo común.

Platónplantea que el ser humano dispone de tres poderosas herramientas: el intelecto, la voluntad y la emoción. Para cada una de estas existe una virtud: la sabiduría, el valor y el autocontrol. La sabiduría permite identificar las acciones correctas, saber cuándo realizarlas y cómo realizarlas. El valor permite tomar estas acciones a pesar de las amenazas, y defender los ideales propios. El autocontrolpermite interactuar con las demás personas y ante las situaciones más adversas cuando se está realizando lo que se debe hacer para lograr los fines propios.

A estas tres virtudes se añade una cuarta, la justicia, que permite respetar las ideas de los demás, sin abandonar las nuestras, para compartir los frutos de nuestras acciones y ayudar a los otros a realizar las suyas.

LA EDUCACIÓN SEGÚNPLATÓN

Las ideas de platón sobre la educación son como el corolario de su concepción ético-política. En Platón por primera vez se encuentra una doctrina pedagógica orgánica, claramente encuadrada en su grandioso sistema filosófico; el ordenamiento educativo está constituido en estrecha relación con el ordenamiento político, el cual halla su justificación en un ideal ético en el que se fundamentaen una concepción metafísica del ser universal.

La educación es función del estado: sólo a través de un perfecto ordenamiento educativo es posible realizar el Estado perfecto, y a la inversa, sólo el Estado puede ser verdaderamente educador. Siendo el estado la encarnación absoluta del orden según justicia, él sólo puede saber cuál es el puesto que debe ocupar cada ciudadano en tal orden, yobrar de tal modo que a cada uno se le asigne el puesto que le corresponde. Solamente el Estado puede formar en el individuo la conciencia de la verdad, pues el valor espiritual de ésta se agota al ser parte de ese todo racional que es el estado mismo, y por consiguiente sólo éste puede asegurar el predominio de la parte racional sobre las partes inferiores del alma.

La educación así entendida selimita a la clase de los guerreros, de entre quienes son elegidos después los filósofos- regidores; el Estado se despreocupa de la educación de la gran masa de los mercaderes y de los trabajadores. Platón no cree ni en la universal educabilidad de todos los individuos, ni en la eficacia incondicionada o en la omnipotencia de la educación: la acción educativa halla constituida ya una base natural,determinada tanto por la herencia como por un obscuro factor de fatalidad, límite de la educabilidad del individuo.

EL BIEN Y EL PLACER

Lo primero que hace Platón es rechazar la ética hedonista de algunos discípulos de Sócrates, marcando la diferencia que existe entre el BIEN y el PLACER, y negando que puedan identificarse. Tampoco admite Platón aquel apotegma de Protágoras según el cual...
tracking img