Fotografia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6916 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pequeña historia de la fotografía.      Walter Benjamin 
  La niebla que cubre los comienzos de la fotografía no es ni mucho menos tan espesa como la  que se cierne sobre los de la imprenta; resultó más perceptible que había llegado la hora de  inventar  la  primera  y  así  lo  presintieron  varios  hombres  que,  independientemente  unos  de otros, perseguían la misma finalidad: fijar en la «camera obscura» imágenes conocidas por lo  menos  desde  Leonardo.  Cuando  tras  aproximadamente  cinco  años  de  esfuerzos  Niepce  y  Daguerre  lo  lograron  a  un  mismo  tiempo,  el  Estado,  al  socaire  de  las  dificultades  de  patentización legal con las que tropezaron los inventores, se apoderó del invento e hizo de él,  previa  indemnización,  algo  público.  Se  daban  así  las condiciones  de  un  desarrollo  progresivamente  acelerado  que  excluyó  por  mucho  tiempo  toda  consideración  retrospectiva.  Por  eso  ocurre  que  durante  decenios  no  se  ha  prestado  atención  alguna  a  las  cuestiones  históricas o, si se quiere, filosóficas que plantean el auge y la decadencia de la fotografía. Y si  empiezan  hoy  a  penetrar  en  la  consciencia,  hay  desde  luego para  ello  una  buena  razón.  Los  estudios más recientes se ciñen al hecho sorprendente de que el esplendor de la fotografía — la  actividad  de  los  Hill  y  los  Cameron,  de  los  Hugo  y  los  Nadar—  coincida  con  su  primer  decenio. Y este decenio es precisamente el que precedió a su industrialización. No es que en esta época temprana dejase de haber charlatanes y mercachifles que acaparasen, por afán de  lucro, la nueva técnica; lo hicieron incluso masivamente. Pero esto es algo que se acerca, más  que a la industria, a las artes de feria, en las cuales por cierto se ha  encontrado hasta hoy la  fotografía como en su casa. La industria conquistó por primera vez terreno con las tarjetas de  visita  con  retrato,  cuyo  primer  productor  se  hizo,  cosa  sintomática,  millonario.  No sería  extraño  que  las  prácticas  fotográficas,  que  comienzan  hoy  a  dirigir  retrospectivamente  la  mirada  a  aquel  floreciente  período  preindustrial,  estuviesen  en  relación  soterrada  con  las  conmociones  de  la  industria  capitalista.  Nada  es  más  fácil,  sin  embargo,  que  utilizar  el  encanto  de  las  imágenes  que  tenemos  a  mano  en  las  recientes  y  bellas publicaciones  de  fotografía  antigua  para  hacer  realmente  calas  en  su  esencia.  Las  tentativas  de  dominar  teóricamente  el  asunto  son  sobremanera  rudimentarias.  En  el  siglo  pasado  hubo  muchos  debates al respecto, pero ninguno de ellos se liberó en el fondo del esquema bufo con el que  un  periodicucho  chauvinista,  Der  Leipziger  Stadtanzeiger,  creía  tener  que enfrentarse  oportunamente al diabólico arte francés. «Querer fijar fugaces espejismos, no es sólo una cosa  imposible, tal y como ha quedado probado tras una investigación alemana concienzuda, sino  que desearlo meramente es ya una blasfemia. El hombre ha sido creado a imagen y semejanza  de Dios, y ninguna máquina humana puede fijar la imagen divina. A lo sumo podrá el artista divino, entusiasmado por una inspiración celestial, atreverse a reproducir, en un instante de  bendición  suprema,  bajo  el  alto  mandato  de  su  genio,  sin  ayuda  dc  maquinaria  alguna,  los  rasgos  humano‐divinos.  Se  expresa  aquí  con  toda  su  pesadez  y  tosquedad  ese  concepto  filisteo del arte, al que toda ponderación técnica es ajena, y que siente que le llega su término  al  aparecer provocativamente  la  técnica  nueva.  No  obstante,  los  teóricos  de  la  fotografía  procuraron  casi  a  lo  largo  de  un  siglo  carear‐se,  sin  llegar  desde  luego  al  más  mínimo  resultado, con este concepto fetichista del arte, concepto radicalmente antitécnico. Ya que no 

emprendieron otra acción que la de acreditar al fotógrafo ante el tribunal que éste derribaba. ...
tracking img