Garantia mobiliaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4511 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 22 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANALISIS CRITICO DEL CODIGO CIVIL I I

TRABAJO MONOGRAFICO

ANALISIS DE LA LEY DE LA GARANTÍA MOBILIARIA N° 28677

Alumno:

Berríos Sosa, Eduardo Efraín

Fecha de entrega:

19 de Junio de 2007

[pic]

Escuela de Postgrado de la Universidad Particular Inca Garcilaso de la Vega

INDICE

I.INTRODUCCION

II. ANTECENDENTES Y MARCO DOCTRINAL

III. LEY DE LA GARANTIA MOBILIRIA

IV. CONCLUSIONES

V. BIBLIOGRAFIA

I. INTRODUCCION

Tradicionalmente, en nuestro ordenamiento jurídico el otorgamiento de un derecho real de garantía era legislado básicamente por el ordenamiento civil, esto obedecía a las bases romanísticas de nuestroderecho. No obstante, en muchas legislaciones extranjeras, como la americana, y otras que la han tomado como punto de partida, la figura de la prenda (es decir, el otorgamiento de un bien mueble como garantía de una obligación) ha sido tratada en leyes especiales. En concordancia con esa posición, y en base a fines unificadores de una legislación dispersa, en nuestro ordenamiento jurídico se hapromulgado el 01 de Marzo del año pasado la Ley de Garantías Mobiliarias que deroga disposiciones del Código Civil, del Código de Comercio, de la Ley de prenda Agrícola, de la Ley de Prenda Minera, entre otros.
En nuestro país pocas son las personas, sean estas naturales o jurídicas, que acceden al crédito; y si lo hacen acceden en condiciones onerosas, es decir, las condiciones de préstamo, a quétasa de interés se presta el dinero, en pocas palabras son dos, pues, las condiciones básicas que debe reunir un deudor para acceder al financiamiento: Primero, la solvencia, es decir, demostrar capacidad de pago, y una garantía que asegure la recuperación del monto adeudado.

II. ANTECEDENTES Y MARCO DOCTRINAL

Sus orígenes se remontan al derecho romano, en donde era conocidacomo pignus y consistía en un derecho real que gozaba un acreedor sobre una cosa ajena dada en calidad de garantía por el deudor. Dicha garantía era plasmada en un contrato y tenía como correlato la transmisión de la cosa mueble al acreedor y la exigencia de un deber por parte del mismo, que consistía en conservar la cosa hasta que fuera satisfecha la obligación. Cuando el acreedor recibe elimporte de su crédito de manos del deudor, debe restituir el objeto que recibió en prenda. No obstante, las partes podían convenir que el incumplimiento de la obligación, esto es, la no satisfacción de la deuda existente facultaba al acreedor para vender el objeto. Otro supuesto que permitía la venta del objeto (pese a no haberse pactado la venta que puede realizar el acreedor), se producía luegoque éste haya instado al deudor por tres veces para que le pague lo adeudado. Con el producto de la venta el acreedor procedía a pagarse lo que le era debido, debiendo devolver el excedente al deudor (“hyperocha” o demasía). A su vez, el deudor pignorante estaba obligado a resarcir al acreedor pignoraticio por los gastos necesarios hechos en la cosa o de los prejuicios procedentes de los cultos deestas. El emperador Gordiano, dispuso que la prenda subsistiera para garantizar otros créditos que el deudor tuviera con el mismo acreedor, razón por la cual a esa figura se denomina pignus gordianus. Por otra parte, el contrato que recogía la voluntad de las partes de establecer una garantía daba origen a dos acciones personales: la acción Pignoraticia directa, utilizable contra el acreedorpignoraticio para reclamarle el exceso del precio obtenido en la venta de la cosa pignorada (esto es, otorgada como garantía) y con respecto al importe de la deuda garantizada; y la acción pignoraticia contra el deudor, a fin de demandarle los gastos efectuados en la cosa pignorada.

Marco Doctrinal
Existe uniforme aceptación en la doctrina y derecho comparado contemporáneo de considerar como...
tracking img