Genocidio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2760 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La práctica del Genocidio en Colombia Martes 23 de noviembre de 2004, por Javier Giraldo M. , S.J.

LA PRÁCTICA DEL GENOCIDIO EN COLOMBIA

Colombia vive desde hace varias décadas una crisis profunda de derechos humanos, solo recientemente reconocida por los organismos inter-estatales y por muchas otras instancias internacionales.

La circunstancia de que esta realidad esté atrevesada por unconflicto armado interno, fruto de esa misma situación, hace que las estadísticas, las lecturas de la realidad y las propuestas de solución a la crisis, estén siempre, al menos en alguna medida, influenciadas por las posiciones que se asumen frente a un conflicto que hoy día tiene desgarrada y polarizada a toda la sociedad.

Dentro de un elevado record de muertes violentas que bordea los 80casos anuales por cada cien mil habitantes, las muertes violentas y desapariciones forzadas más estrechamente relacionadas con el conflicto social y político tuvieron un promedio de 3.300 casos anuales en la década que va de 1988 a 1997, de acuerdo a lo registrado en un Banco de Datos de dos instituciones en las cuales he trabajado, y donde se ha tenido clara conciencia de que un elevado número decasos queda fuera de registro, dada la cantidad de regiones en las cuales múltiples dificultades han impedido el recaudo de datos.

Los últimos años, en lugar de un descenso en las cifras, revelan preocupantes incrementos. En el año 2000 fueron perpetradas más de dos mil ejecuciones extrajudiciales, 450 desapariciones forzadas, 2250 asesinatos por móviles políticos cuyos autores, al menosgenéricos, no han sido aún identificados y 1800 muertes en el curso de enfrentamientos armados. Así, pues, más de 6000 vidas humanas fueron violentamente destruidas en el año 2000, en estrecha relación con el conflicto socio-político. No cuento aquí, por supuesto, los casos de delincuencia común, ni de otras formas de violencia que tienen una relación más mediada o indirecta con el conflictosocio-político.

En la medida en que esta tragedia ha ido involucrando a más capas de la sociedad, se han ido multiplicando las organizaciones que ensayan lecturas de la misma con miras a detener de alguna manera el baño de sangre. Seguramente muchos de los presentes se han familiarizado ya con una u otra de las múltiples interpretaciones y estrategias de paz para Colombia que hoy día se disputan lasolidaridad internacional.

Hay lecturas ingenuas; hay lecturas institucionales; hay lecturas que evitan intencionalmente enfrentar factores socio-económicos y políticos, como ciertas leyes del mercado mundial y

formas de heterodeterminación política de los pueblos, a las que no se soporta que sea atribuido ningún grado de culpa en los conflictos armados. He querido llamar la atención sobre estapluralidad de lecturas y estrategias, porque estoy convencido de que entender la tragedia humanitaria de Colombia no es fácil. Hay quienes la presentan como un mero subproducto del conflicto armado que nos afecta desde hace más de tres décadas, durante las cuales se han desarrollado movimientos insurgentes que no han cesado de crecer y de radicalizarse. Hay quienes la presentan como un conflictotri-partito, donde dos polos armados de signo contrario y simétricamente perverso se ensañan contra la población civil ante la mirada impotente de un Estado legítimo pero débil que no logra contenerlos. Hay quienes la presentan como un subproducto de la empresa de los narcóticos, que habría potenciado las finanzas de estructuras armadas de izquierda y de derecha, exacerbando una disputa territorial entrelas mismas.

Mientras otros países latinoamericanos vivieron crisis humanitarias profundas en los años setentas y ochentas, acompañadas de brutales baños de sangre, en la mayoría de ellos esto tuvo una expresión institucional en las dictaduras militares de “Seguridad Nacional”, expresión que concentró la barbarie en períodos más restringidos. Entre tanto Colombia entró en el juego con otra...
tracking img