Gerras de david

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4017 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dios está buscando una cabeza para derramar su unción; los que no la tienen, la unción no les llega. Todos debemos tener una y reconocerla, darle cuentas, reconocer que es el líder que ha puesto Dios para meternos en nuestra herencia.
Hay muchas personas que nunca entrarán a poseer la herencia si alguien no las mete a ella. Uno de los propósitos de un líder es tomar ese pueblo y meterlo en laherencia. Muchas personas nunca van a entrar en su herencia si alguien no los toma de la mano y los mete.
Cuando tiene una cabeza, le da un equipo para unirlo en un pacto. El propósito es establecer el Reino de Dios en la tierra, es la prioridad de Dios establecerlo en la tierra. En este pacto entre la cabeza y el liderazgo, vamos a entender dos principios: Cada casa es edificada por alguien. Y enHebreos 3:4 dice: Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Dios se refiere siempre a la cabeza, es ese uno y a este le une el equipo en liderazgo. Es un hombre que se levanta a servir a Dios, mayordomo de Dios y es responsable por esa casa, ese negocio, ese ministerio. Abraham en Génesis 14:14, fue la persona que tuvo 318 a su lado, que fueron los nacidos encasa. El no podía tener hijos, adoptó a esas personas. Cualquier persona que entra en esa casa debe respetar la paternidad, nadie tiene derecho a cambiar el ADN o el estilo de la casa. No pueden llegar a decir “En mi iglesia no se hacía así”. El ADN significa las formas de pensar del padre de la casa.
En la casa es el padre el que establece el estilo, y en esa casa no se puede hacer cambios amenos que la cabeza lo autorice.
Segundo principio: Toda casa tiene una cabeza. Todo lo que Dios edifica es construido por alguien designado. Cuando hombres y mujeres se unen a un equipo local, al aceptar la posición automáticamente se unen en una posición de cambio. El rompecabezas empieza por una cabeza, si comenzamos una casa sin que Dios nos mande, en vano trabajamos. Tiene que ser una casaestablecida por Dios. En el momento que ese equipo de liderazgo se une, en ese momento entra en pacto con esa persona.
Los 36 valientes de David estaban divididos en tres categorías: Dos grupos de tres cada uno, y el resto eran los treinta. Los primeros tres eran tres círculos alrededor de David, su trabajo era cuidarlo. ¿Cuál es el trabajo del liderazgo más cercano a nosotros? cuidarnos. La funciónprincipal de estos tres, es cuidarlo. Tiene que tener un círculo íntimo que para pasar a usted, tienen que pasar primero por ellos. “Nadie puede llegar a hacerle daño a David, sin primero pasar por mí,” ese era el círculo. En el Nuevo Testamento, los hombres más valientes que yo conozco son las mujeres. ¿Cómo se levanta ese círculo? A lo mejor nunca tenga la oportunidad de dar la vida por supastor o su jefe, pero esas mujeres hacen un círculo de intercesión. Mi esposa es de los “hombres” más valientes que conozco, hace un círculo de intercesión alrededor mío. Muchas cosas que he ganado ha sido por esa intercesión. Los “David” de las ciudades necesitan mujeres intercesoras. Para establecer el Reino de Dios, tienen que empezar a levantar un grupo de hombres íntimos, que le protejan enoración de todos los ataques del enemigo.
Un día una profeta me dijo: “La razón por la que no pueden llegar a ti es porque hay círculos de intercesión alrededor de ti”. Varias veces han querido matarme, pero no han llegado a mí por la intercesión. Hay gente que me protege con su intercesión. Comienza a hacer un círculo alrededor de tu esposo, esposa, que el diablo no lo toque. Estos valientes tenían unrécord especial para ser el primer círculo alrededor de David. Hay personas que quieren estar alrededor de nosotros y no tienen ningún récord. La cosa más importante de esos hombres era que podían pelear solos, aun cuando David no estaba ahí, podían ganar la batalla. Había una segunda categoría alrededor de David: otros tres. 2 Samuel 3: 13-17. Y David dijo: Bien; haré pacto contigo, mas una...
tracking img