“Hagamos nuestra misiòn de vida con una sonrisa en los labios”

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“HAGAMOS NUESTRA MISIÒN DE VIDA CON UNA SONRISA EN LOS LABIOS”
Zenair Brito Caballero
Dicen que, en el momento de nacer, Dios nos coloca en el sitio en el que nos corresponde estar. Y aunque eneste mundo ‘algunos nacen con estrellas y otros estrellados’; al final a todos nos toca poner los pies sobre la tierra y crecer. Podemos pasar por este mundo sin pena ni gloria; o, por el contrario,dejando huellas firmes y nobles en cada paso que damos. Lo cierto del caso es que, desde donde estemos, podemos brillar. Para ello no es necesario saber muchas cosas, sino saber las que realmenteimportan. De hecho, muchas personas se desempeñan en la vida como auténticos profesionales, sin siquiera ostentar un título universitario. Cada vez que el Señor crea a un ser humano y lo envía con la famosa‘cigüeña’ a determinado sitio del planeta, sueña con verlo convertido en una gran persona. Sin embargo, en la gran obra de la creación, Dios se empeña mucho a la hora de pintar a su nuevo ser. Puede serque alguien sea más bonito, tenga más plata o nazca en una cuna aristocrática. No obstante, esas cosas no necesariamente reflejan ventajas claras sobre los demás. Lo cierto del caso es que Él mezclalos rasgos, tanto físicos como sicológicos del padre y de la madre, y además nos otorga algunos dones. Hay algo cierto: a nadie le da todo completo, pero tampoco nadie se queda sin nada. Cuando Dios locrea a usted, siempre le pinta una sonrisa dulce y una mirada limpia, acompañada con mucha sensibilidad y profundidad espiritual. Por eso, los niños (as) siempre serán tiernos (as). Dios, además, lehabilita a su humanidad un pequeño dispositivo que se conoce como el ‘libre albedrío’. Eso sirve para que usted decida cuándo quiere reír, cuándo siente que debe llorar, cuándo cantar y cuándo es elmomento preciso para actuar. Ahí radica la diferencia con los demás; así sean bonitos o feos, famosos o anónimos o, simplemente, pobres o ricos. No es preciso tomar un cincel para labrar la figura...
tracking img