Hippies modernos en españa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2911 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Estilos de vida

e

Hippies modernos en España
44

Sí, es cierto, aún se hace vida hippie en España. El rincón almeriense de la Cala de San Pedro ha conseguido resistir al tiempo y mantenerse como verdadera reserva natural para acampantes y ecologistas.
Por Izara Batres, periodista. Fotos: Ana Alvarez

El ritual de la ducha en el manantial reune a nudistas, a habitantes de la cala y aturistas curiosos. Es obligado llenar el cubo de agua para tener reservas. Casi siempre hay cola.

n Almería existen aún extensiones impor- y residentes, ubicado en medio de la “selva” de plantas tantes de tierra virgen debido a sus parques variadas. Mucha de la vegetación de este lugar es obra naturales. Zonas protegidas en las que no se de gente como Jose. “Muchas de los árboles y plantas quepuede construir a pesar de algunos empresa- hay aquí los he plantado yo”, asegura. Destacan los árboles rios del hormigón que ansían cada vez más el nego- de chirimoyas y los algarrobos. De hecho, en este sitio, cio de la inmensa costa almeriense. En estos refu- afirma él, “todo el que lleva residiendo un tiempo, tiene ya su pegios naturales de palmeras y aguas cristalinas, queño huerto”, una formapráctica de autoabastecimiento muchos encontraron su paraíso a finales de los años que complementan con el trueque. “Por aquí viene una 60. En aquella época, el famoso pueblo almeriense pareja de panaderos que nos cambia pan por otros productos”, code Mojácar concentraba grupos enteros de hippies menta Jose. También compra en ferias, mercadillos y que vivían al aire libre. Muchas personasbuscaban en el supermercado de Las Negras. De allí trae las cerun lugar en el que soñar con un mundo mejor, lejos vezas para su improvisado chiringuito-tetería, un local de una sociedad que seguiría el rumbo capitalista en el que vive y que reconstruyó hace 6 años. “Cuando hasta un extremo entonces inimaginable. yo llegué, esto se lo comían las pulgas, eran escombros. He tenido que matarme a trabajarpara levantarlo, ponerle sujeciones para “Hoy el mundo va de culo, cuesta abajo y sin freno” que no se caiga”. Además, compró paneles solares en una Es la opinión de Jose, un ingeniero técnico malagueño, fábrica de Madrid. “Gracias a ellos cocinamos, tenemos nevera, de treinta y pocos, que dejó colgada la vida urbana para tele…”, explica Jose. Su mujer es artesana, “sabe idiomas hacerse habitante deuna cala, hace ya 6 años. Escapó y tiene sus títulos”. Juntos fabrican objetos de artesanía y de la sociedad porque quería “ser feliz”. Hoy en día, es llevan el local que tuvieron que poner casi a la fuerza muy difícil encontrar en ningún lugar de España seña- porque, según Jose, “aquí venía todo el mundo y dije yo, pues les de este tipo de vida, pero Jose y su mujer la hallaron que todos aportenalgo”. Tienen un niño de cuatro años en la recóndita cala de San Pedro que conocen desde que ha nacido en la cala y que, dice Jose, “va con el niños. A esta cala sólo se accede a través de un acciden- sol”. Dentro de poco deberá empezar la escuela, hasta tado paseo en lancha desde el pueblo de Las Negras. entonces hace cartillas con su madre. Jose y su mujer Una vez allí, bajo un sol que provocaalucinaciones, desconfían de la prensa que “manipula”. El último recon los pies sumergidos en el agua azul, parece que el portaje les dejó en muy mal lugar. Y es que hay gente tiempo se detiene para mostrarnos un hábitat que no que no está contenta con ellos. Les culpan de la sudeja indiferente. A pesar de la aridez de la montaña, la ciedad de la playa – en Turismo de San Jose se quejan vegetaciónse abre paso hasta la playa. Un chiringuito de que “no está como sería deseable” – e incluso han insólito hace las veces de sala de reunión para visitantes recibido denuncias, por ejemplo, por tenencia ilícita
E co H abitar nº 18. Verano 2008

E

de drogas, algo que les indigna, sobre todo cuando la policía insiste en registrarles: “hace quince días estuvieron aquí y yo decía, ¿qué voy a...
tracking img