Historia de la renovación carismática católica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5074 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA

Por P. Diego JARAMILLO, C.I.M.
(Extraído de Nuevo Pentecostés, n.86)

¿Qué es la Renovación Carismática?

Jesús, ante "ciertas" preguntas, solía contestar: "Ven y verás". Si contestasen los testigos "que han oído y visto" lo que es la Renovación Carismática, hablarían de VIDA; se referirían a Jesús como ALGUIEN muy amado; dirían que hanencontrado el lugar elegido por el Señor para ellos en su Cuerpo, pronunciarían la palabra hermano de una forma especial y, cuando explicasen lo que es la Iglesia... dirían que es una gran comunidad con muchas comunidades, y que en una de estas, a ellos se les ha revelado el Señor y que por ello se sienten libres para alabarle y PROCLAMAR ante el mundo lo que sus ojos han visto y sus manos han tocadodel Verbo de la Vida.
La voz de la Iglesia
Al finalizar el siglo XIX una religiosa italiana se propuso una labor: sensibilizar a la Iglesia ante la acción vivificante del Espíritu Santo. Elena Guerra, éste era su nombre, había nacido en Lucca en 1835; ingresó a la comunidad de las religiosas pasionistas, en donde fue "maestra de novicias" de Santa Gema Galgani; murió en 1914 y fue beatificada porJuan XXIII en 1959.
En 1895 Elena Guerra escribió varias cartas al Papa León XIII, de las que extractamos estas frases:
"Padre Santo, apresuraos a llamar al cenáculo a los fieles... NO queda sino abrir el cenáculo, llamar a él a los fieles, multiplicar las oraciones, y el Espíritu Santo vendrá... Vendrá y convertirá a los pecadores, santificará a los fieles y la faz de la tierra serárenovada... Entremos todos al cenáculo... volvamos al Espíritu Santo, a fin de que el Espíritu Santo vuelva a nosotros... Una vez Jesús manifestó a los hombres su corazón; ahora quiere manifestar su Espíritu".
En otra carta fechada el 17 de abril de 1895, la hermana Elena le escribía así al Papa: "Se recomiendan todas las devociones, pero la devoción que según el Espíritu de la Iglesia debería ser laprimera, se calla. Se hacen muchas novenas, mas la novena que por orden del mismo salvador hicieron también María Santísima y los Apóstoles, está ahora casi olvidada. Alaban los predicadores a todos los Santos, pero una predicación en honor del Espíritu santo, que es el que forma a los santos, cuándo se escucha?"
El papa León XIII no fue sordo a las misivas de la monjita de Lucca: el 5 de junio de1895, por el breve pontificio "Provida Matris Charitate", hacía obligatoria en la Iglesia Universal una novena de plegarias para la preparación a la fiesta de Pentecostés.
Dos años más tarde, el 9 de mayo de 1897, publicó el Papa la encíclica "Divinum illud munus". Las encíclicas se designan por las primeras palabras con que empieza el texto latino. En esa carta hablaba León XIII de "Aquel DivinoRegalo" que Dios concedió a la Iglesia y compendiaba la enseñanza teológica acerca del Espíritu Santo.
Allí se lee:
"Que la Iglesia es una obra enteramente divina. Con ningún otro argumento se confirma más claramente que con el esplendor y gloria de los carismas de que por todas partes está adornada, siendo el dador y autor del Espíritu santo". Cinco años después, el 18 de abril de 1902, volvía elPapa a recordar la importancia de sus anteriores intervenciones, mediante la carta "Ad fovendum in christiano populo".
Por esos mismos años, fuera del ámbito de la Católica, empezaba el pentecostalismo en Norteamérica.
El Papa Pío XII
El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia. Hablar de El no es novedad, pero puede parecer novedoso. En los siglos XIX y XX grandes teólogos reflexionaron acrcade la actividad del Paráclito, como el alemán Juan Adán Moehler, que en 1825 estudió la "Unidad de la Iglesia", comunidad de vida originada en el Espíritu Santo. También en Alemania, Matías Scheeben (1835-1888) estudió el actuar personal del Espíritu de Dios en cada cristiano; en Francia el padre Clérissac afirmó, en 1918, la existencia de los carismas, y, a partir de 1940 Rahner y Congar...
tracking img