Historias de terror

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1471 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eran las tres de la mañana y el silencio de la madrugada fue interrumpido por el lamento desgarrador de una mujer que preguntaba por sus hijos recorriendo las calles polvorientas y desoladas del Copey municipio del departamento del Cesar en Colombia, todos en el pueblo la escucharon pero nadie se atrevió a moverse de su lecho, por temor a quedar paralizado o enfermar por la presencia de la malahora, sin embargo un valiente y osado joven de 19 años llamado Oscar apodado el “loquillo” habitante del barrio San Roque, quiso demostrar que no pasaba nada si la observaba discretamente desde la ventana. Se levantó del catre y ubicó una vela y encendedor en la mesita de noche que le había prestado su abuela Etilvia, al iluminar la habitación con el cerillo y la mecha se colocó una pantalonetanegra mientras que en la calle a lo lejos se mezclaban los gritos del espanto con los aullidos de los perros; a pies descalzos y sin camisa se dirigió hacia la entrada principal de la vivienda, levantó la cortina y se topó de frente con una mujer vestida de blanco que tenía toda su cabellera delante de ella tapándole todo su rostro.
Un golpe a la puerta despertó a Oscar que yacía en el suelocon un fuerte dolor de cabeza recordando lo que había pasado, mientras escucha el llamado nuevamente de alguien que lo solicitaba (Niño….levántate son las nueve de la mañana…. Mi abuelita te mandó el desayuno), era su sobrina Laura, una niña de 9 años que vivía al frente de esa casa. Un poco aturdido el joven abrió la puerta y dijo (No tengo hambre, llama a mi abuela que me siento mal, estamadrugada vi a la llorona).
Rápidamente se regó la bola en la villa del Cesar sobre la aparición del espectro, los curiosos se aglomeraron alrededor de la vivienda perteneciente a unos campesinos que contrataron a Oscar para que se la cuidara mientras que regresaban de un viaje. Al llegar al lugar doña Etilvia vio a su nieto ojeroso, pálido y muy deprimido, en medio de lágrimas él le contó todo losucedido, al tocarlo sintió que su niño estaba ardiendo por una intensa fiebre que pasaba los cuarenta grados centígrados, inmediatamente su abuela mando a cortar papas en rodajas y las puso en las plantas de los pies para bajarle la temperatura, este procedimiento no funcionó, empeorándose la situación con la manifestación de convulsiones. Sin pensarlo dos veces entre varios vecinos lo cargaron y lollevaron hasta el hospital que quedaba a tres cuadras de allí, el cielo gris y la neblina que arropaba las calles auguraba el trágico final de esta historia.
En medio del llanto y ante tanta incertidumbre este joven que soñaba con ser un futbolista profesional falleció de un paro cardiaco antes de llegar al centro asistencial.

Esta historia de mi pueblo natal contada por mi padre me aterrabacada vez que llegaba la noche, pues siempre se iba la luz al anochecer para contrarrestar la crisis energética que golpeaba a nuestro país en el período de gobierno del presidente Cesar Gaviria en 1992, la famosa época del apagón. En ese entonces tenía doce años, vivíamos en el barrio la Esperanza del municipio de Soledad en el Atlántico zona norte de Colombia, donde acontecían situacionesextrañas sin tener explicación alguna de aquellos sucesos; una noche varios integrantes de la cuadra observamos una manta de color blanco flotando en medio del monte perdiéndose en los matorrales, cuando jugábamos hasta altas horas de la noche; en la madrugada escuchábamos nuestras voces en la calle, una vez mi hermana despertó a las 2:00 am con ganas de ir al baño, pero quedó paralizada al escucharmejugar bolita de uñitas en la ducha cuando mi cuerpo físico estaba reposando en la cama.
Yo también fui testigo de una aparición espectral; en medio de la oscuridad mientras dormía desperté y al abrir mis ojos, frente a mi cama flotaba la silueta de una niña con su cabello largo que simulaba peinarse una y otra vez sin dejar de mirarme, como pude me armé de valor y con la voz entrecortada empecé...
tracking img