Historias y cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (560 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PAZ DE LOS OTROS
“Creo que ahora tendré que pedir permiso para morir un poco.

Con permiso, ¿eh? No tardo. Gracias”… los miró de frente y pensó para sí “...ó para morir del todo” y buscó en elespejo del vestíbulo el rostro de esa extraña mujer que solía mirarla con sonrisa sarcástica mientras, en un eterno retorno, se vio a sí misma subiendo la colina gris arrastrando esas horriblespantuflas de peluche que, como una condena, jamás pudo desechar. Deseó ser uno de ellos… un espíritu errante sobre su cuerpo… acompañarlos desde adentro y dejar su sitio de espectadora pasmada. Bajar comoellos con los brazos extendidos y que escuchasen sus lamentos libertarios. Abandonar esta soledad acompañada de platos y cobijas, de palabras aprobadas. Seguir con ellos río abajo, no mirar sus cuerposmasacrados sino los retoños de alas sugerentes y ansiosas. No escuchar sus súplicas sino suplicar con ellos. La mujer del espejo le devolvió una penosa sonrisa, la conocía bien; no sería capaz depasar al lado de los errantes dolorosos; silenciaría sus miedos y sus anhelos para salvar la felicidad de los suyos. Estos que la miran y le extienden sus manos no son suyos, son de otros… son de nadie,son de todos; de los que morbosos repiten las imágenes en los noticieros y de los que los miran en el desayuno, el almuerzo y la cena. Ella no los podía acompañar rio abajo solidaria, ella, condenadaa la paz de los ajenos de la guerra, destinada a mirar la película a todo color, a sonreír y vivir plenamente y fingir espanto con los muertos ajenos… ella destinada a padecer la paz de los hombres ymujeres de bien mientras a su otra ella se le acercan despacito los espíritus atrapados de los destajados por los crueles, y esa otra les escucha su queja, su reclamo… ella sabe que no entienden queestán al otro lado, que ya no viven, sabe que no vieron caer sobre ellos la mano que destaja y desmiembra, no supieron el nombre de su verdugo, ejércitos del pueblo, defensores de la vida… no han...
tracking img