Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (625 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ichimay, El dios de los frutos

Dicen que hubo un tiempo en que el dios Ichimay hizo detener los días; desde entonces reinó el silencio entre los hombres.
Mucho más antes, fueron épocas deturbulencia las que vivió la tierra. La Pachamama se vistió de blanco, con la nieve eterna, y cual diosa herida dejo caer sus lágrimas formándose los mares y los ríos, y es enconches que se volvió a conocerla voz de la naturaleza, pero el mundo ya no fue el mismo porque la vida conoció el mal y la infelicidad como condena. El agua reó la tierra, pero sólo los surcos que abriesen los ychmas darían frutosque saciarían el hambre que recién se conocía.
El dios Ichimay mandó muchos castigos, mas nadie dijo nada por que el tiempo se llevó la memoria de los hombres. Por aquellos tiempos de desgracia, depronto, es escucharon estruendos que hicieron encender, tras la oscuridad y el silencio, una luz infinita en el firmamento, dándose inicio a una lluvia incesante; se conoció el frío implacable, elviento sopló sobre la tierra y ya no hubo nada ni nadie que impidiera la ira del venerado Dios de los frutos.
Los ychmas aceptaron el don divino de su dios y desde ese entonces todos trabajaron latierra y así fue como volvieron a encontrar el sentido de la vida y el trabajo fue solidario lo llamaron minka y para sustentar la economía de la sociedad y de ellos daban sagradas ofrendas hasta quellegó un tal Pariacuyta con quien el reino de Pachacamac fue otro.
-La deidad del dios Ichimay ha terminado- dijo Pariacuyta.
-¿Porqué ha terminado?- preguntaron los ychmas
-Porque el dios Ichimay yadio todo, ese dios ya no sirve.
Muchos lo creyeron así. Pariacuyta se convirtió en un rebelde de la creencia divina del dios de los ychmas, y ambicionó apoderarse del reino y de todas las riquezas.Ávido de codicia, prometió hacerse de imperio cueste lo que cueste.
-Queremos que nuestro dios Ichimay sea respetado – decían Sallay e Ylla, e hicieron recordar que cierta vez el dios Ichimay mandó...
tracking img