Jeremias es enviado a hablar a los adoradores...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jeremías es Enviado a Hablar a los Adoradores en el Templo (7:1-10:25):
Dios dijo a Jeremías que fuese a la puerta de la casa del Señor y les dijese: «Escuchad, vosotros que adoráis a Jehová: enderezad vuestros caminos, y haré que permanezcáis aquí. Pero no penséis: El templo de Jehová está entre nosotros. Eso no os salvará. Sólo si os arrepentís, permaneceré en vuestra tierra.»
Dios advierte aSu pueblo que no confíe en palabras de mentira expresada por falsos profetas. Su idolatría y terquedad serían castigadas. Y si pensaban que meramente teniendo el templo entre ellos les salvaría, entonces mirad a Silo donde estaba localizado el tabernáculo por primera vez en la tierra. «Os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la generación de Efraín.»
Silo fue ellugar era el lugar donde se puso el tabernáculo cuando los Israelitas conquistaron la tierra con Josué (Josué 18:1). Permaneció como el centro de su adoración hasta los días de Elí (1 Samuel 1:3). El pueblo de los días de Elí era malvado, y Dios permitió que los filisteos derrotaran a los israelitas, y que capturasen el arca del pacto ( 1 Sam. 4:1-11). Aunque Silo no fue destruida en ese entonces(ver 1 Sam. 14:3d), nunca más siguió siendo el sitio de reunión del pueblo. La historia no nos cuenta de la destrucción de Silo, pero es evidente por este pasaje que encontró su final mediante el plan de Dios.
Dios dice a Jeremías: « no ores por este pueblo, porque no te oiré. «Hacer sacrificios no es lo que os hace mi pueblo, sino el obedecer mi voz.»
Judá Sólo
Después de hablar de la traición yde la desvergonzada y descarada desobediencia de Judá, Jeremías dice: «¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!»
En el capítulo 10, los falsos dioses son contrastados con Jehová. Los hombres cortarán un árbol, y le darán forma. Luego lo recubren con oro y plata. Sigue siendo un tocón de madera. Encontraste, Dios hizo al mundo y sostiene la creación.
Jeremías clama a Dios, y dice: «Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.» Le pide a Dios que le corrija con medida, no con ira, no sea que le traiga a nada.
Una Conspiración contra Dios y Contra Jeremías (capítulos 11-12):
El Señor dice que Judá no guardó el pacto que Dios hizo conellos cuando los trajo del horno encendido de Egipto. En ese entonces dijo: «Obedeced mi palabra, y haced como yo os mando, y así seréis mi pueblo, y Yo seré vuestro Dios» (ver Éxodo 19:5-6). Pero una conspiración se descubre entre los hombres de Judá. Han vuelto a las iniquidades de sus antepasados y han roto el pacto que hice con sus padres.
Por tanto, Dios dice a Jeremías que no ore por ellosporque no le oirá. No pertenecen más a la casa de Dios porque se han contaminado con el pecado.
Jehová advirtió a Jeremías de una conspiración contra su vida, planeada por hombres de Anatot - la propia ciudad de Jeremías - debido a su condenación de los sacerdotes. Dios dice: «Veré tu venganza llevada sobre ellos.» Dios dice que no habrá remanente de ellos.
Una de las razones por las queJeremías era tan odiado, fue que él era uno de los sacerdotes, y aun así les condenaba tan gráficamente. Como sacerdote estaba bien familiarizado con las prácticas y enseñanzas de los sacerdotes, y era muy conocido entre ellos y por el rey.
En el capítulo 12 Jeremías pregunta sobre la prosperidad de los malvados. «Durante cuanto tiempo,» inquirid: «¿morarán los malvados en la tierra?»
Dios contesta quela calamidad ya estaba en camino, pero que no se comparaba con lo que vendría. Dios arrancaría a los malvados vecinos de Judá así como también a Judá. Después Él les daría la oportunidad de aprender Sus caminos. De otra manera, si ellos no lo hacían, entonces esa nación sería destruida. 
El Cinto Podrido (capítulo 13):
Dios dijo a Jeremías que comprase un cinto o banda. Lo utilizó durante un...
tracking img