Jesús

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1313 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
JESUCRISTO, DIOS Y SEÑOR DE LA PAZ

“La paz les dejo, mi paz les doy, pero no se las doy como la dan los que son del mundo. No se angustien ni tengan miedo” Jesús en Juan 14, 27.

No puede olvidarse que la historia del cristianismo comienza con su fundador, Jesucristo. Por eso, quien intente aproximarse a la esencia de la visión cristiana no puede eludir a la fuente de las fuentes, esto es, aquien personalmente la introdujo en el mundo.

La vida y enseñanza de Jesucristo constituyen una fuente primordial para el estudio de la no violencia, ya que somos llamados por Jesús para vivir según el espíritu de mansedumbre y de no violencia que inspira todas sus enseñanzas y toda su vida. Esta verdad aparece como una evidencia muy particular en el Sermón de la Montaña. Vivir en el espíritude paz es la invitación real que Jesús hace. Su camino es la virtud y no el pecado.

Jesucristo nunca favoreció la violencia. Por el contrario, en el conocido Sermón de la Montaña planteó con enorme vigor y radicalidad la alternativa opuesta. En este sermón nos habló de las bienaventuranzas.

En este Sermón Jesucristo también nos dijo: “Así pues, hagan ustedes con los demás como quieran quelos demás hagan con ustedes” (Mateo 7,12)

Jesucristo rechazó la violencia como respuesta y dio un testimonio tan conmovedor de entrega propia, de sacrificio extremo, que dos mil años después de su paso por el mundo, su legado tiene una influencia muy grande sobre cientos de millones de seres humanos, incluso entre los no creyentes.

Veremos ahora algunos pasajes de la Escritura que nos ayudarána entender el mensaje de paz y de no violencia de Jesús.

MATEO 18, 21-22

La paz se pierde cuando existe algún tipo de agresión, incomprensión o falta de amor. La violencia surge ante las injusticias que se nos imponen. Todo esto causa heridas en nosotros.
La única forma como verdaderamente restablecemos tanto la paz interior como exterior es si perdonamos al culpable, así sea nuestrapropia persona. En la medida que en vez de exhibir nuestras heridas para justificar nuestra venganza, ellas se transformen en fuentes de paz para nuestros hermanos por medio del perdón, en esa medida seremos sanos totalmente y artífices de paz para el mundo que tanto nos ha enseñado el Señor.
Si existe alguna tristeza o insatisfacción, busquemos en el fondo de nuestro corazón hasta encontrar la raíz.siempre descubriremos que es algo o alguien a quien no hemos perdonado. Esto, naturalmente, no es para remover la espina en la herida sino como el cirujano que extirpa el tumor que produce muerte.
¿Queremos ser felices? No hagamos caso a las voces del mundo. Escuchemos la voz de Jesús que nos dice: Felices los pacificadores porque ellos poseerán la tierra: Mt 5,9.
El perdón es una medicina quecura todos los males, especialmente el de la violencia.

JUAN 8, 3-11

En este texto Jesús nos muestra que ninguno de nosotros está libre de pecados ni tiene autoridad moral para juzgar a otros. Jesús rechaza todo tipo de violencia, no sólo física, sino también moral. Aquellos que se creían perfectos por cumplir la ley fueron llevados por Jesús a analizarse en su propio interior, y aunque Jesúsno vino a derogar la ley, si vino a enseñarnos su perfecto cumplimiento, pero en el amor y en el perdón. La violencia no era el camino para resolver este asunto. El camino era la interiorización en nosotros mismos, que nos lleva a entender que también podemos estar en el lugar del otro, y tratarlo como a nosotros nos gustaría que nos trataran. Entonces llega ese momento en que caemos en la cuentade nuestro propio estado, lo que nos permite reevaluar la situación y poder comprender, aceptar y perdonar, y por lo tanto regresar al camino de la paz.

MATEO 5, 43-44

La ley judía exigía amar sólo al prójimo: “amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Significa amar al que está cerca, al que vive conmigo, al hermano, pariente, amigo. En cambio, el judío no está obligado a amar al que se...
tracking img