José martí y el respeto a la mujer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (494 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
José Martí y el respeto a la mujer

En cada texto de José Martí, desde un poema, una narración, un discurso político o una carta, encontramos un alto contenido literario que expresa su visiónde los más diversos temas, entre ellos el referido a la mujer como madre, esposa y amiga.

Para Doña Leonor Pérez, quien le dio la vida y sufrió por él, escribió conmovedores versos cuando fuecondenado a prisión por sus ideas libertarias, siendo apenas un adolescente.

Entonces redactó este poema:

Mírame madre, y por tu amor no llores:/ si esclavo de mi edad y mis doctrinas,/ Tumártir corazón llené de espinas,/ Piensa que nacen entre espinas flores./

Deseaba consolar con esas palabras detrás de una foto tomada en la cárcel a su progenitora, la cual estuvo siempre presenteen el pensamiento martiano, como la mujer tierna y dulce a la que amó entrañablemente.

Antes de partir a la Guerra Necesaria, le escribió:

Hoy 25 de marzo, en vísperas de un largo viaje,estoy pensando en Usted. Yo sin cesar pienso en Usted.

EL TEMA DE LA MUJER EN EL PERIÓDICO PATRIA

Fueron numerosos los artículos de José Martí sobre la mujer publicados en el periódicoPatria.

El del cinco de abril de 1894 expresaba:

Toda la patria _dice un álbum de cubana_ está en la mujer; si ella falla morimos; si ella nos es leal, somos. La abnegación de la mujerobliga al hombre a la virtud…

Valoraba así cuánto influye la esposa en el comportamiento de su compañero, tanto en la vida del hogar como en la entrega a la causa independentista, que ocupaba enaquellos momentos toda la atención de nuestro Héroe Nacional.

En un recuento de su visita a los cubanos radicados en Filadelfia señaló Martí:

No halla allí nuestra mujer empleo mejor queanimar, con su discreto ejemplo y la inspiración de su compañía, las ideas que no están seguras hasta que las mujeres no las aman.

Y concluía:

Nada perdura sin la gracia. La mujer, de...
tracking img