Juan o´donoju

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2300 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Juan O'Donojú, el conciliador
Por Luz Elena Mainero del Castillo 
Investigadora del INEHRM
 
“La nación mexicana, que por trescientos años ni ha tenido voluntad propia ni libre el uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido”. Con estas palabras da comienzo el escrito del Acta de Independencia del Imperio Mexicano, firmada el 28 de septiembre de 1821, al día siguiente de la entradatriunfal del Ejército Trigarante a la Ciudad de México. Testigo presencial de estos hechos fue don Juan O’Donojú, quien había arribado a tierras veracruzanas unas semanas antes con el nuevo título de capitán general y jefe político superior, que sustituía al de virrey, tal como lo estipulaba la Constitución de 1812, con la consigna de poner orden y mantener el dominio español sobre la colonia.Sin saberlo, ni siquiera sospecharlo, O’Donojú llegaba únicamente para otorgarle la libertad a la Nueva España y atestiguar el nacimiento de una nueva nación, motivos suficientes para ganarse su lugar en la historia.
Juan José Rafael Teodomiro O’Donojú O’Ryan, nacido el 30 de julio de 1762 en Sevilla, España, de ascendencia irlandesa, llegaba a la Nueva España a tomar posesión de su nuevo cargotambién un 30 de julio, pero de 1821. Enfermo y debilitado por los años en prisión y por la tortura a la que había sido sometido por órdenes del rey Fernando VII a su regreso al trono Español en 1814, don Juan descendió del navío Asia, anclado en el puerto de Veracruz, el 3 de agosto. No bien acababa de realizar el juramento ceremonial correspondiente y se le hubieron rendido los honores que suimportante cargo conllevaba, el nuevo jefe político superior fue enterado de la situación que prevalecía en la Nueva España: la mayor parte de la población apoyaba a Agustín de Iturbide; las únicas plazas que quedaban en poder de la Corona eran la Ciudad de México, Acapulco y Veracruz, aunque las tres posiciones estaban asediadas por las fuerzas insurgentes, y lo más importante y grave, laindependencia era prácticamente un hecho consumado.
Las noticias que llegaban afirmaban que la capital estaba a punto de caer en manos de los rebeldes, que en ella todo era caos y desorden, y que la ciudad se iba quedando sin hombres, pues éstos huían para evitar ser reclutados por las tropas virreinales. Y por si esto no fuera suficiente, el “virrey” usurpador, el mariscal Francisco Novella, amenazaba conarrasarla si las tropas de Iturbide intentaban entrar en ella.
Muy probablemente, más pronto de lo imaginado, O´Donojú se dio cuenta de que había cometido un gran error al aceptar venir a gobernar la colonia, y tal vez no dejaba de preguntarse cómo había acabado en esa situación.
En 1782, después de pasar sus primeros 20 años en Sevilla, el joven Juan O’Donojú decidió seguir la carrera de lasarmas y se alistó en el ejército español, al que sirvió obteniendo un muy buen historial. Fue ascendido por méritos propios hasta alcanzar el grado de teniente general. Durante la invasión francesa a su país se desempeñó valientemente en los Sitios de Zaragoza. Sin embargo, fue capturado por las tropas del general francés Joaquín Murat, quien lo condujo preso a Bayona, logrando escapar en 1811.Finalmente, se estableció en Cádiz, en la región de Andalucía.
O´Donojú, quien siempre se había caracterizado por sus ideas liberales, por ser enemigo del absolutismo y por su filiación con la masonería, había conspirado contra el despótico gobierno de Fernando VII cuando éste derogo la Constitución Liberal de 1812. La conspiración fue descubierta, los participantes apresados y O’Donojú torturado paraobligarlo a revelar todo lo que sabía. Después de permanecer cuatro años prisionero en el Castillo de San Carlos, en Mallorca, fue liberado al triunfo de las cortes liberales, que obligaron a Fernando VII a someterse a la Constitución, teniendo que jurarla en marzo de 1820. Poco después, don Juan fue nombrado jefe de armas de Sevilla.
Las Cortes buscaron premiar a O’Donojú por su valiente...
tracking img