Lñ-lñ-kl-k

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2742 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La muerte de Pablo Escobar y Rodríguez Gacha no supuso el fin del narcotráfico, tampoco la de Marulanda, Reyes y Jojoy, y ni siquiera la de Alfonso Cano supondría el fin de la guerrilla. Es posible que suceda lo mismo que ocurrió con el narcotráfico, la fragmentación en pequeñas bandas regionales. Esta es una lección que deberíamos tener suficientemente aprendida, los ejemplos son muchos, no essino recordar que tampoco la muerte de los castaños ni la extradición de los mancusos y bernas significó fin del paramilitarismo, hoy travestido de bandas criminales. Lo primero que esta situación demanda es una reflexión acerca de qué clase de país y sociedad hemos construido. Por qué proliferan guerrillas, paramilitares, narcotraficantes, sicarios y todo un conjunto de actividades delictivas.¿Somos los colombianos acaso una raza puta propensa al crimen organizado? Por supuesto que no, el problema no es genético. Existen otros factores, que van desde los materiales (como la exclusión, la marginalidad y pobreza) hasta los culturales e institucionales. Problemas estructurales que tienen que ver con la distribución del ingreso y el reparto de la riqueza, pero muy pocas personas en Colombiacreen en esto. Pero es preciso hacer análisis de fondo, desligados de toda emocionalidad y coyuntura para buscar salidas imaginativas que nos permitan superar estos fenómenos en forma real y definitiva. Lo demás son pajas mentales. La muerte de Jojoy es un golpe severo a las FARC pero más que terminar con el fenómeno guerrillero puede contribuir a su mutación en otra forma delictiva. Existendiferentes posturas en torno a la cuestión guerrillera. Hay una que piensa en que la única solución es la bala. Así, a los guerrilleros sólo les queda la opción de rendirse o morir. Es una guerra a muerte. Esta es la posición que, con algunos matices, ha predominado durante los últimos años. Hay otros que piensan que la solución pasa por una negociación casi al estilo Caguán, entre dos estados, el de la"oligarquía" y el del "pueblo". En mi opinión ambas posturas son inviables. Las FARC no representan al pueblo colombiano, eso es una verdad incontestable. Han cometido un sinnúmero de tropelías y por ello es mucha la gente que antes que amarles les teme y les odia. Pero ello no quiere decir que no sean pueblo, que no sean seres humanos (aunque muchas veces actúen de manera inhumana) o que no seancolombianos a quienes deberíamos escuchar. La salida fácil y simplista es decir que son unos narcoterroristas que debemos exterminar a como dé lugar. Es una actitud fanática que sólo conduce a perpetuar la guerra. Ya es tiempo de ponerle fin a este conflicto, es hora de que cese la horrible noche. Son muchos los problemas que esperan solución y que no tendrán espacio de atención mientras el temadiario sea esto, y se gaste la mayoría de los tributos en guerra. Para el Estado colombiano no existe mejor momento para abrir una negociación, la cual no podría interpretarse como signo de debilidad o de oportunismo político sino como muestra de sensatez y grandeza. El presidente Santos ha prometido una dorada época de prosperidad, pues bien, para eso se requieren recursos para invertirlos eneducación, salud, investigación científica y tecnológica. Hay que triplicar el presupuesto del Sena y de las universidades y el mundo verá todo cuanto puede hacerse con la creatividad y la inventiva colombianas. Pasada la celebración de la muerte de Jojoy es necesario reflexionar con calma y abrir una ventana a la paz y a la reconciliación. Son muchas las heridas que el todos tenemos que sanar.Ahora que ya sabemos que el verdadero punto de inflexión del proceso de negociación con los paramilitares es la aceptación o no del narcotráfico como parte del paquete que reconoce la condición política de la lucha contrainsurgente y de seguridad privada que ellos han ejercido ante la indiferencia o la complicidad del Estado y de elites locales, muchos ganaderos, algunos comerciantes y no pocos...
tracking img