La ética

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1511 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando los mercados se convierten en casinos
Por José Morales Mancera

G

racias a la magia de los paradigmas económicos llamados liberales y de un estado de derecho que se fundamenta en el positivismo jurídico, se han convertido los centros financieros en casas de juego. Ahí los intercambios no producen un ganar-ganar de ambas partes como el verdadero mercado debería ser y como lopresuponía Adam Smith, sino un ganar-perder del hábil especulador frente al inepto y bisoño perdedor sin protección posible. El Estado no juega ya el papel que le confería el liberalismo, el de árbitro solamente, ahora es árbitro y jugador. Así los bancos centrales inducen los mercados, mediante las tasas de interés, y el control de paridades, con lo cual contradicen los principios de no intervención delliberalismo clásico. En este entorno todo es legal y como en los casinos, la casa, en este caso el gobierno no puede perder, siempre gana, cobra al que gana y al que pierde. Sin embargo las crisis están llegando a tal extremo que cuando el sistema se tambalea y amenaza con detener el proceso económico hasta los bancos internacionales tiemblan. El río del mercado ha roto todos lo diques y lo que erauna fuerza positiva se ha convertido en un caos primero económico y luego social. Todos pierden cuando el estado o los bancos del sistema global tienen que entrar al salvamento de los organismos financieros; aunque en estos rescates el que pierde realmente es el que paga los impuestos, el ciudadano común. Las finanzas rebasan los muros de la productividad

El dinero y las finanzas debieran serel soporte de la producción y del comercio como corresponde a su naturaleza, pero se han invertido los papeles gracias al “virus especulativo” fruto de la codicia humana, ahora no importa generar valor agregado en la producción o en el comercio de bienes, ahora las finanzas que deben servir al proceso productivo y del intercambio son las que mandan en el proceso y donde se generan las gananciasfáciles pero sin soporte real. Véase un dato importante y alarmante. A principio de los años ochenta las operaciones diarias en los mercados financieros eran cercanas a los cien mil millones de dólares, al tiempo que las transacciones comerciales apenas representaban ocho mil millones de dólares diarios: 12.5 a 1; diez años después, las primeras fueron del orden de los quinientos mil millones dedólares y las segundas de alrededor de los doce mil millones: 41.6 a 1.

1

www.usem.org.mx

El intercambio de bienes por dinero y de dinero por bienes es el fin natural de los mercados, este termina cuando lo que se intercambia ya no son bienes con valor relativo en sí mismos sino sólo esperanzas y promesas, esto es, cuando el comercio mundial se convierte en un intercambio virtual que se muevea un ritmo mucho mas acelerado que la producción mundial. Ya no son bienes con valor en si los intercambiados, sino simples valores virtuales de papeles y de esperanzas en manos de especuladores que las mas de la veces las llevan a operaciones fracasadas cuando no fraudulentas. Hay que recordar que las cosas sólo valen por el futuro, por lo que se espera de ellas; el pasado, el costo, no cuenta,esto lo sabe muy bien el especulador. Dice Lester Thurow con acierto en “La Guerra del siglo XX”: “que la mano invisible (de la que habló Adam Smith) con mucha frecuencia se convierte en la mano del carterista”, y podríamos añadir: “en la mano del que reparte las cartas en el juego”. Este es el grave peligro de la globalización, cuando las fuerzas del mercado son incontrolables aun para los propiosgobiernos y para los bancos internacionales y las transacciones no son ya de bienes y servicios, sino de valores que adquieren su alto precio o su depreciación por falsas promociones, por movimientos millonarios de capitales, o por movimientos bursátiles en busca de ganancias inmediatas de papeles virtuales que suben y bajan al gusto de especuladores y de gobiernos, unos en la opulencia y...
tracking img