La ciudad filmada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2593 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La ciudad filmada
Jean-Louis Comolli
Publicado en Comolli, Jean-Louis: V er y poder. La inocencia perdida: cine, televisión, ficción, documental, Aurelia
Rivera/Nueva Librería, noviembre 2007. ISBN: 978-987-1294-13-8

¿Qué son hoy las ciudades para nosotros,(1) que nacimos en ciudades y que las habitamos, que
las tenemos por horizonte cotidiano, que las soportamos más o menos bien, que noobstante las
hacemos y rehacemos a cada paso, en cada recorrido? Que no quepa duda, filmar las ciudades
nos descubre sus misterios. La ciudad que el cine nos hace conocer es ficción más que
espectáculo, está más cerca de aquella del novelista que de aquella del urbanista, del arquitecto,
del sociólogo o del responsable político: la herramienta cambia el juego. El cine no filma el
mundo pero loaltera con una representación que lo desplaza. Ese –ligero- desplazamiento, que
llamamos “realismo”, procede por tanto de la impresión de realidad; pero produce también una
impresión de irrealidad: la ciudad filmada se parece a la ciudad del pasaje, salvo que ella se
distingue por una mayor exaltación. Y nosotros estamos en el momento en el que las ciudades
reales prefieren esta exaltación,esta cinegenia, y comienzan a parecerse a su versión filmada.
Triunfo del espectáculo que se percibe también en la mutación de las escenografías cotidianas,
cada vez más conformes al tipo que el cine propuso, a su “imagen”, como se dice, aquella que
las películas han fijado.
A fuerza de filmarlas, el cine no sólo revela algo del destino cinematográfico de las ciudades (la
génesis urbana delcine), sino que también las cambia: la ciudad filmada sustituye poco a poco a
toda ciudad real, o más bien se vuelve lo real de toda ciudad. ¿Cómo? A la dimensión del
laberinto espacial que caracteriza a las ciudades del siglo XIX –las de los primeros tiempos del
cine: París, Nueva York, Londres, Berlín, Tokyo- se agregó una nueva dimensión, la del tiempo,
de tiempos cruzados, más bien, delaberintos temporales. El lugar donde uno se pierde comienza
directamente con el “tiempo perdido”, el tiempo del olvido, de lo oculto, de lo reprimido, el
tiempo horadado de la memoria, el palimpsesto de las trazas que se cubren y se borran unas a
otras, trazas a la vez de una inscripción y de un borramiento, trazas más o menos próximas a
nosotros, pero que la operación cinematográfica que lasconvoca pone en el presente: el nuestro.
¿Trazas? Son las vidas que pasaron, los cuerpos, las palabras, los relatos, toda una maraña de
encuentros tan intensamente vividos como rápidamente perdidos. Filmada, la ciudad deviene
texto, hipertexto, incluso, a la vez colección de todas las historias posibles en las ciudades y
léxico de todas las palabras intercambiadas. Ciudad como corpus de cuerpos yred de signos.
Series de relaciones (en los dos sentidos, de vincular y de relatar) que no son todas visibles:
digamos que el cine nos confronta a lo que de que cada ciudad filmada no se reduce justamente
a su dimensión visible, y es primero en ese sentido que el acercamiento cinematográfico diverge
de aquel de los poderes que intentan controlar las ciudades: el tiempo de la historia y eltiempo
del olvido son asumidos por los filmes mucho más que los espacios y las visibilidades sobre los
cuales se ejercen los controles urbanos. En este sentido, la ciudad del cine es aquella cuyos
márgenes resisten a la centralidad de los poderes: basta con citar los filmes de Fritz Lang, del
primer Mabuse hasta el último, o incluso M le Maudit, alianza desviante –y profética- de la
ciudadsubterránea de los mendigos y de los mafiosos, de la ciudad invisible de los ciegos y de
la ciudad hipervigilada de la cuadrícula policial.
¿Paradoja? Es en tanto uno de los mayores modelos de inscripción de lo invisible que el cine
privilegia la ciudad. Lo invisible: lo que es sin ser todavía localizable, lo que no se hizo mirada,
lo que no se hizo espectáculo; y, por ejemplo, aquello que pasa,...
tracking img